18.12.16

me dijo que si seguía escondiendo mis secretos tan bien al final no los encontraría ni yo, que iba a perder la llave de ese viejo baúl de sentimientos guardado en lo más profundo de mi ser y que como entrenase tanto mis mentiras acabaría creyéndolas hasta yo

es curioso que lo dijera tan en serio, con verdadera preocupación en el rostro y la voz... que incluso pareciera que le importaba de verdad y que era algo en lo que había estado pensando durante bastante tiempo

y es todavía más curioso que yo respondiera con una sonrisa cargada de arrogancia e ironía, para que pareciera que no me importaba en absoluto... para que pareciera que sigo teniendo controlado el lugar exacto en el que escondo mis secretos, y la maldita llave y las verdaderas respuestas a todas mis mentiras... 

pero la realidad (aunque no lo parezca) es que no se preocupa, y no piensa en mí demasiado y no es capaz de entenderme aunque podría decirse que un poco sí porque de alguna forma sabe que yo ya no tengo secretos ni sentimientos ni verdades absolutas


No hay comentarios:

Publicar un comentario