13.9.16

Entendió, por fin, que lo que había que hacer era dejar de luchar contra el desorden y empezar a hacerlo contra el orden. Entendió que el problema no era que fuese un desastre, que los planes salieran mal o que no supiera ni qué quería... que el problema en realidad era obligarse a ordenar su caos (con lo bonito que era) y hacer planes y, sobre todo, el problema era intentar complicarse la vida. Le costó, le costó mucho pero por fin comprendió que no se trataba de tener que buscarse a sí misma que ella había estado ahí desde siempre, se trataba de dejar de buscar y quedarse quieta un rato y aceptarlo todo tal cual: que la vida a veces es desorden, y caos y desastre y que hay problemas por todas partes y cosas que salen mal y gente que se va y ganas de llorar. Pero que todo eso es parte de ella, igual que todo lo demás... y se conoce perfectamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario