18.9.16

después de las ochenta cosas -más o menos- que ya habían salido mal este fin de semana tampoco me ha sorprendido demasiado que a los diez minutos de un viaje de dos horas mi móvil haya decidido dejar de funcionar... dejándome sin música y sin forma de comunicarme y entretenerme, pero bueno da igual... o eso me he creído durante un momento (hasta que todo ha empezado a hacer demasiado ruido)... porque el sonido del tren contra las vías se me ha clavado en el cerebro, y había unos niños gritando en el mismo vagón... o a lo mejor les estaba gritando más su madre, y los murmuros de otros e incluso el asqueroso sonido de una pareja besándose... todo muy alto, todo. y yo solo quería mi música, o silencio o distraerme... porque en realidad lo que más ruido hacía era mi propia mente... gritándome todas esas cosas en las que suelo evitar pensar y por eso ha sido horrible, y por eso está siendo horrible... que todo está saliendo mal y todo está patas arriba y todo suena fuerte y no lo puedo soportar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario