31.8.16

se acaba
se acaba

Agosto... ¡que se acaba! con lo bien que me ha venido, con todo lo que me he reído y con lo feliz que he sido. Se terminó el horario descontrolado de salir sólo de noche hasta que salga el sol chupando todas las horas de luna -más cientos de amaneceres- y dormir durante el día. Abandonamos esta rutina de que lo único que corra por mis venas durante semanas enteras sea ron y café, lo de los besos y abrazos y miradas cómplices a todas horas, los dolores de tripa por reír demasiado y hasta lo de que las noches de descanso sean tumbarse hasta las 4 de la mañana viendo las estrellas y comiendo regalices. Recordaré las conversaciones con conocidos y desconocidos, la gente nueva y los de siempre, los "encantada de haberte conocido" y los "hasta nunca". Me guardaré las fotos y los vídeos para cuando septiembre me esté haciendo demasiado daño. Y la lista de canciones... para impulsar los recuerdos que van a ser necesarios, porque ya no habrá ni tardes de piscina, ni cenas intensa, ni aire acondicionado. Es que de vuelta a casa no se ve el sol, ni las estrellas, ni si quiera la misma luna, no hay tan buena compañía, ni tanta tranquilidad alocada. Que se me acaba el verano y se me acaban las ganas de vivir de verdad, de darlo todo de mí y de sonreír a todas horas... que se acaba agosto y noto ya la rutina cerca apretándome el pecho y chupándome energía... y no tengo ganas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario