31.5.16



Perdón si no he estado para ti, pero es que me necesitaba yo. Que a lo mejor cuesta creerlo, aceptarlo o entenderlo pero no puedo preocuparme tanto por los demás y olvidarme de mí misma. No puedo, no quiero y no debo. A lo mejor deberíamos aprender bien esto y sonreírle más al reflejo del espejo y menos a gente que no se lo merece. Rodearnos de esas pocas personas que valen la pena y hacer lo que sea para ser de esa gente de la que apetece rodearse. Me importas, no voy a negarlo, pero me importo yo más y eres tú quien tiene que aceptarlo, porque no voy a cambiarlo. Hace mucho que me prohibí a mí misma cometer esa estupidez [otra vez].

No hay comentarios:

Publicar un comentario