31.5.16



Perdón si no he estado para ti, pero es que me necesitaba yo. Que a lo mejor cuesta creerlo, aceptarlo o entenderlo pero no puedo preocuparme tanto por los demás y olvidarme de mí misma. No puedo, no quiero y no debo. A lo mejor deberíamos aprender bien esto y sonreírle más al reflejo del espejo y menos a gente que no se lo merece. Rodearnos de esas pocas personas que valen la pena y hacer lo que sea para ser de esa gente de la que apetece rodearse. Me importas, no voy a negarlo, pero me importo yo más y eres tú quien tiene que aceptarlo, porque no voy a cambiarlo. Hace mucho que me prohibí a mí misma cometer esa estupidez [otra vez].

19.5.16

Ya he estado aquí antes 
-últimamente vengo mucho- y sé que he conseguido salir de aquí muchas veces pero ahora mismo no sé cómo se hacía. No sé si quiero acordarme.
Así que me estoy ahogando otra vez, y no sienta demasiado bien la maldita sensación de presión en el pecho, ni los temblores de las manos, ni el picor de ojos, ni el cansancio en las piernas. Quiero gritar pero me está costando respirar y no sé si mis pulmones soportarán el intento... porque me estoy hundiendo. Ya ni si quiera veo la superficie y 

no sé dónde estoy
ni si quiero quedarme
ni a dónde quiero ir
ni cómo he llegado hasta aquí

no sé si esto es pasajero o al final será para siempre.