15.1.16



Puede que en realidad todo lo que crees que estás sintiendo por esta nueva persona ahora mismo sea sólo la emoción -o la excitación- de haber encontrado a alguien, después de tanto tiempo, que te entiende de una forma que no creías que nadie te fuese a entender otra vez. Puede que en realidad, aunque intentases ocultarlo con todas tus fuerzas, sólo tuvieras ganas de sentir algo intenso otra vez. Que no es amor, pequeña loca incomprendida, son ganas de amor -o, al menos, algo que se le parezca- y deberías controlar tus impulsos porque luego sales herida. Razona, que dejarse llevar por el corazón siempre lo pintan bonito pero suele llevar al desastre. 

Pero sí, tienes razón... hay desastres bonitos.

1.1.16

2016 wow. Es curioso, pero suena extraño pensar que ya hace dieciséis años que entramos en este nuevo siglo. Por pura curiosidad -y un poco de esa melancolía de diciembre- he estado releyendo mis entradas de otros años por estas fechas, noto el cambio que los años han provocado en mi forma de pensar, sentir y expresarme. Pero lo cierto es que leer mi entrada del año pasado me ha dejado fascinada por todo lo contrario, podría haber escrito exactamente lo mismo sobre este año y por ello no voy a alargar esto más, y con riesgo de resultar cutre... voy a dejarla aquí para que la releáis si tenéis ganas y entendáis cómo me siento si os digo que hoy me siento prácticamente igual que aquel día. Y ahora, voy a dejar aquí algunas fotos e imágenes aleatorias que he ido guardando en mi ordenador durante este año que pasa porque sí, porque me apetece. Feliz vida a todos.




the breakfast club





back to the future