29.12.16


No ha sido un buen año por un montón de razones y no dejo de desear que llegue ya el final cómo si mágicamente al llegar el año nuevo la vida fuera a volver a ser bonita (si es que alguna vez lo ha sido). De todas formas, como todos los años, hay buenos recuerdos (momentos, y sobre todo personas) que me llevo conmigo para siempre. Lo más duro de soportar este año, he sido yo misma pero he aprendido muchas cosas y estoy intentando permanecer estable el mayor tiempo posible. Puede que la vida no vaya a ser bonita el 31 de diciembre a las 00:00 de la noche después de las 12 uvas, pero a lo mejor el año que viene puedo suspirar diciendo que el 2017 fue un buen año, quizás tan bueno como 2014 y NUNCA peor que 2016...

18.12.16

me dijo que si seguía escondiendo mis secretos tan bien al final no los encontraría ni yo, que iba a perder la llave de ese viejo baúl de sentimientos guardado en lo más profundo de mi ser y que como entrenase tanto mis mentiras acabaría creyéndolas hasta yo

es curioso que lo dijera tan en serio, con verdadera preocupación en el rostro y la voz... que incluso pareciera que le importaba de verdad y que era algo en lo que había estado pensando durante bastante tiempo

y es todavía más curioso que yo respondiera con una sonrisa cargada de arrogancia e ironía, para que pareciera que no me importaba en absoluto... para que pareciera que sigo teniendo controlado el lugar exacto en el que escondo mis secretos, y la maldita llave y las verdaderas respuestas a todas mis mentiras... 

pero la realidad (aunque no lo parezca) es que no se preocupa, y no piensa en mí demasiado y no es capaz de entenderme aunque podría decirse que un poco sí porque de alguna forma sabe que yo ya no tengo secretos ni sentimientos ni verdades absolutas


25.11.16





No había vuelto a escribir nada desde aquel día y me había dicho ya unas treinta y siete veces que no tenía ganas de hacerlo pero yo seguí insistiendo (porque yo soy así) sabiendo que de verdad escribir era lo que ella necesitaba aunque no lo reconociera (porque ella es así). Le dije que cogiera la libreta, o abriese un documento de word o alguna cosa así y que seguro que ver hojas en blanco la incitaba a soltar palabras. Pero no me hizo caso (nunca me hace caso, en realidad).

Madre mía creo que pasaron tantos meses que incluso podría llegar a un año. Estuvo casi un año sin escribir. Y entonces un día llegué a casa y la encontré medio tumbada en el sofá, con su portátil encima de las piernas sin parar de teclear y la miré con una expresión de sorpresa e interrogación y me devolvió una sonrisa traviesa. 

Fue la mejor historia jamás escrita pero nunca leída por nadie que no fuéramos nosotros dos. Os lo aseguro, canalizó tantísimas emociones intensas aquella tarde de escritura que rompimos a llorar y nos susurramos cursiladas y mira no sé... fue una locura muy dramática pero de verdad: escribid; y aunque lo dejéis por un tiempo: volved a escribir.

28.10.16

quiérete
quiérete mucho
hazlo por mí
pero sobre todo por ti
quiérete con locura
por favor







10.10.16

hay cosas que se rompen y da igual
hay cosas que se rompen y se pueden arreglar
hay cosas que se rompen y puedes comprar nuevas
hay cosas que se rompen y hasta lo agradeces
hay cosas que se rompen y te das cuenta que ni si quiera valían para nada
pero también hay cosas que se rompen y te importa
hay cosas que se rompen y no se pueden arreglar
hay cosas que se rompen y las pierdes para siempre
hay cosas que se rompen y echarás de menos
hay cosas que se rompen y te das cuenta de lo mucho que te gustaban
y luego estamos las personas que también nos rompemos
las personas también nos rompemos y lo hacemos más fuerte que las cosas
(pero a veces no nos damos cuenta porque hacemos menos ruido)
las personas nos rompemos y nunca da igual...
las personas nos rompemos e importa, porque tenemos que sabernos arreglar 
las personas nos rompemos y a veces necesitamos ayuda para recomponernos
las personas nos rompemos y a veces tenemos que saber hacernos nuevas
las personas nos rompemos y puede que lo agradezcamos, y puede que no
las personas nos rompemos y no podemos dejar que se nos pierda para siempre...





18.9.16

después de las ochenta cosas -más o menos- que ya habían salido mal este fin de semana tampoco me ha sorprendido demasiado que a los diez minutos de un viaje de dos horas mi móvil haya decidido dejar de funcionar... dejándome sin música y sin forma de comunicarme y entretenerme, pero bueno da igual... o eso me he creído durante un momento (hasta que todo ha empezado a hacer demasiado ruido)... porque el sonido del tren contra las vías se me ha clavado en el cerebro, y había unos niños gritando en el mismo vagón... o a lo mejor les estaba gritando más su madre, y los murmuros de otros e incluso el asqueroso sonido de una pareja besándose... todo muy alto, todo. y yo solo quería mi música, o silencio o distraerme... porque en realidad lo que más ruido hacía era mi propia mente... gritándome todas esas cosas en las que suelo evitar pensar y por eso ha sido horrible, y por eso está siendo horrible... que todo está saliendo mal y todo está patas arriba y todo suena fuerte y no lo puedo soportar.


13.9.16

Entendió, por fin, que lo que había que hacer era dejar de luchar contra el desorden y empezar a hacerlo contra el orden. Entendió que el problema no era que fuese un desastre, que los planes salieran mal o que no supiera ni qué quería... que el problema en realidad era obligarse a ordenar su caos (con lo bonito que era) y hacer planes y, sobre todo, el problema era intentar complicarse la vida. Le costó, le costó mucho pero por fin comprendió que no se trataba de tener que buscarse a sí misma que ella había estado ahí desde siempre, se trataba de dejar de buscar y quedarse quieta un rato y aceptarlo todo tal cual: que la vida a veces es desorden, y caos y desastre y que hay problemas por todas partes y cosas que salen mal y gente que se va y ganas de llorar. Pero que todo eso es parte de ella, igual que todo lo demás... y se conoce perfectamente.

3.9.16

- hey! ¿qué tal estás?
- ¿es una simple pregunta de cortesía?
- ¿perdona?
- quiero decir... ¿esperas que responda con un automático "bien" que los dos sabemos que es mentira para poder seguir cada uno con nuestro camino o de verdad te interesa cómo estoy y qué está pasando con mi vida y quieres pararte a escuchar de verdad cómo te hablo de todas las cosas que van mal?
- no lo sé, ¿tú qué crees?
- creo que hace mucho tiempo que nos da igual


31.8.16

se acaba
se acaba

Agosto... ¡que se acaba! con lo bien que me ha venido, con todo lo que me he reído y con lo feliz que he sido. Se terminó el horario descontrolado de salir sólo de noche hasta que salga el sol chupando todas las horas de luna -más cientos de amaneceres- y dormir durante el día. Abandonamos esta rutina de que lo único que corra por mis venas durante semanas enteras sea ron y café, lo de los besos y abrazos y miradas cómplices a todas horas, los dolores de tripa por reír demasiado y hasta lo de que las noches de descanso sean tumbarse hasta las 4 de la mañana viendo las estrellas y comiendo regalices. Recordaré las conversaciones con conocidos y desconocidos, la gente nueva y los de siempre, los "encantada de haberte conocido" y los "hasta nunca". Me guardaré las fotos y los vídeos para cuando septiembre me esté haciendo demasiado daño. Y la lista de canciones... para impulsar los recuerdos que van a ser necesarios, porque ya no habrá ni tardes de piscina, ni cenas intensa, ni aire acondicionado. Es que de vuelta a casa no se ve el sol, ni las estrellas, ni si quiera la misma luna, no hay tan buena compañía, ni tanta tranquilidad alocada. Que se me acaba el verano y se me acaban las ganas de vivir de verdad, de darlo todo de mí y de sonreír a todas horas... que se acaba agosto y noto ya la rutina cerca apretándome el pecho y chupándome energía... y no tengo ganas.

5.7.16

Hace mucho que no aparezco por aquí, y no porque no tenga nada que escribir porque si que lo tengo pero me estoy tomando unas series vacaciones hasta de mis propias palabras. No sé por qué. Pero para compensar este abandono he decidido recurrir -otra vez, por muy absurdo que suene- a eso de una imagen vale más que mil palabras y traeros unas cuantas imágenes de esas que encuentro por ahí y voy guardando en carpetas excelentemente clasificadas de mi ordenador. Disfrutad, de la vida en general.






31.5.16



Perdón si no he estado para ti, pero es que me necesitaba yo. Que a lo mejor cuesta creerlo, aceptarlo o entenderlo pero no puedo preocuparme tanto por los demás y olvidarme de mí misma. No puedo, no quiero y no debo. A lo mejor deberíamos aprender bien esto y sonreírle más al reflejo del espejo y menos a gente que no se lo merece. Rodearnos de esas pocas personas que valen la pena y hacer lo que sea para ser de esa gente de la que apetece rodearse. Me importas, no voy a negarlo, pero me importo yo más y eres tú quien tiene que aceptarlo, porque no voy a cambiarlo. Hace mucho que me prohibí a mí misma cometer esa estupidez [otra vez].

19.5.16

Ya he estado aquí antes 
-últimamente vengo mucho- y sé que he conseguido salir de aquí muchas veces pero ahora mismo no sé cómo se hacía. No sé si quiero acordarme.
Así que me estoy ahogando otra vez, y no sienta demasiado bien la maldita sensación de presión en el pecho, ni los temblores de las manos, ni el picor de ojos, ni el cansancio en las piernas. Quiero gritar pero me está costando respirar y no sé si mis pulmones soportarán el intento... porque me estoy hundiendo. Ya ni si quiera veo la superficie y 

no sé dónde estoy
ni si quiero quedarme
ni a dónde quiero ir
ni cómo he llegado hasta aquí

no sé si esto es pasajero o al final será para siempre.



28.4.16

Quiero que creas que soy una de las personas más fascinantes de este mundo pero que no esperes que cumpla tus expectativas, porque en el fondo sabes que soy un maldito desastre. Quiero que te encante que sea un desastre, y que te unas a mi caos pero sin intentar ordenarlo igual que yo nunca intentaré ordenar el tuyo. Quiero que estemos cómodas siendo del todo nosotras mismas sabiendo que podemos vivir la una sin la otra, pero sin querer hacerlo. Quiero poder contarte mis mierdas sin necesidad de que preguntes y saber que te importan lo suficiente como para escucharme y quejarte conmigo de todo. Quiero que odiemos juntas, pero sobre todo quiero que nos enamoremos juntas de un montón de cosas y personas, y la una de la otra, y de nosotras mismas. Cada día un poco más. Quiero todo esto... juntas.



13.4.16

Esto va a sonar absurdo pero hoy es el día internacional del beso y estoy pensando mucho en ello. No recuerdo haber pensado demasiado en ello en años anteriores, no recuerdo ni si quiera haber vivido ningún día internacional del beso pero ahora no dejo de pensar que no he besado a nadie hoy -y nadie me ha besado-. Y pienso en besos, en un montón de besos. Pienso que si todavía viviese en casa mis padres me habrían dado uno de buenos días, y me darían otro de buenas noches. Si todavía viviese en casa seguramente habría acabado besando a mi hermano en uno de mis abrazos espontáneos y, por supuesto, le habría dado otros mil a mi perra. Pienso en la gente de lejos a las que sí que les he mandado mensajes con besitos y en lo genial que sería habérselos podido dar de verdad. Pienso en todas esas personas que se merecen un beso -o incluso cientos-. Pienso en esas personas que querrían darme un beso. Qué triste, pienso, no tener ningún beso el día internacional del beso. Con lo bonitos que son. Pero entonces se me ocurre alguien que tengo cerca... y se merece un beso, y me daría un beso, y quiere un beso 

y se lo doy al espejo.

11.4.16

A veces tengo tantas cosas que decir pero tan pocas ganas de conseguir que alguien me escuche que me limito a escribirlas en libretas, papeles sucios, notas de móvil o incluso aquí. A veces quiero expresar tantas cosas pero me cuesta tanto encontrar las palabras que me limito a cocerlas en mi cabeza. A veces quiero gritar pero no me sale la voz, y otras veces quiero silencio pero el ruido no me deja pensar. 
A veces llega alguien que pregunta qué tal y de verdad escucha la respuesta. A veces alguien busca entre mis papeles y entiende mis garabatos. A veces llega alguien que quiere oír mis historias, o sabe lo que estoy pensando con sólo mirarme a los ojos. A veces la música vale, o leo mis ideas escritas por otra persona en diferentes formatos. 
Y menos mal.
_________

8.3.16

Había una vez... una persona. Esa persona vivía en su sitio favorito del mundo, o a lo mejor era que había hecho de su casa su sitio favorito en el mundo... no estoy segura. Esa persona tenía una libreta llena de cosas que le gustaban de si misma, y apuntaba también todas las veces que le había apetecido besarse o escribía poemas sobre sus ojos. Se acariciaba todas las noches, se abrazaba por las mañanas y se guiñaba el ojo en el espejo. Esa persona sonría un montón, tarareaba sus canciones preferidas a todas horas y cada día se hacía algo nuevo en el pelo. Además había eliminado las personas tóxicas de su vida, tomaba café de vez en cuando con los amigos buenos de verdad para contarle los mismos secretos que le contaba a la almohada y sólo marcaba eventos divertidos o viajes de ocio en el calendario. Así que, esa persona era feliz porque se quería por encima de todo y de todos, y eso le ayudaba a querer también mejor a los que se lo merecen y nunca se dejaba pisotear porque el espejo le gritaba que era fuerte. Lo era. Lo es. Lo será. Que es una historia escrita en pasado pero puedo hablar de futuro, porque esa persona puedo ser yo y puedes ser tú.

24.2.16

Superviviente.

Creo que hay veces que no te das cuenta de que te estás hundiendo hasta que tocas el fondo con la punta de los dedos del pie. Entonces, te da por abrir los ojos de golpe y ves todo el agua que te rodea y sabes lo mucho que va a costar volver a subir a la superficie porque ni si quiera recuerdas cuanto tiempo llevas bajando. Piensas en rendirte, porque en estos casos es casi la opción más fácil, piensas en sentarte ahí en el fondo rodeada de todo ese agua y soportar el dolor que causa toda la presión... incluso, por un momento, deja de importarte lo mucho que te cuesta respirar porque crees que será imposible conseguir el impulso suficiente que es necesario para llegar hasta arriba otra vez. ¿Has estado alguna vez ahí arriba? Tampoco estás segura. 

Pero...

De repente quieres respirar, quieres dejar de sentir toda esa presión y alejarte de todo ese agua. Y ya está
Ni si quiera sabes cómo ha pasado pero estás en la superficie otra vez -o casi- y te secas las lágrimas de la cara y te abrazas a la almohada y te tomas una taza de té o te fumas un cigarro, y miras por la ventana y suspiras.
Has conseguido sobrevivir -una vez más- a esa angustia en la que casi te ahogas de vez en cuando.


1.2.16

Plasmando reflexiones, una vez más.

Hay muchas cosas, muchísimas, que están mal en este mundo y he hablado, escrito, gritado o susurrado sobre la mayoría de ellas alguna vez. Quizá sobre algunos temas lo he hecho demasiado y corro el pequeño riesgo de resultar repetitiva o cansina pero necesito hacerlo, necesito plasmar en este pequeño rincón de internet muchas de las ideas, conversaciones o reflexiones que tengo de vez en cuando sobre las injusticias de las que somos testigos día tras día.
En fin, voy a intentar no irme por las ramas porque lo que quiero decir es, en realidad, demasiado simple: no me gusta vivir en un mundo que sigue sin tratar a todos sus habitantes por igual. No, no somos todos iguales -eso haría de este mundo un lugar aburrido y simple- pero estamos llenos de sorpresas y diferencias que hacen que cada uno de nosotros pueda llegar a ser fascinante e interesante. El hecho de que seamos tan diferentes debería hacernos más compresivos los unos con los otros, debería darnos ganas de conocernos y experimentarnos mutuamente, somos un bonito abanico de posibilidades; hay gente de todos los colores, sabores, olores, ideas, gustos, voces, tamaños... y nos desaprovechamos. Nos desaprovechamos y nos menospreciamos, nos hacemos daño porque esta sociedad, que a veces odio tanto, nos ha metido en la cabeza que tenemos un patrón que seguir. Un molde al que adaptarnos porque si nos salimos de él no van a aceptarnos. Ya lo he dicho alguna otra vez y lo vuelvo a repetir: si cuando éramos pequeños cambiábamos los cromos que teníamos repetidos, ¿por qué nos empeñamos en hacer lo contrario con las personas? ¿por qué razón dejamos de lado a la gente que no comprendemos en vez de intentar comprenderla y formarnos y crecer todos un poquito más? 
No son preguntas de las que necesite una respuesta, sé la respuesta igual que todo el mundo, entiendo por qué esta sociedad tiende a discriminar al diferente sólo intento hacer que al menos esto haga reflexionar a alguien, es mi pequeño granito de arena porque me duele. Me duele que en pleno s. XXI con todas las cosas que hemos conseguido mejorar y empezar a hacer bien todavía haya gente destrozada de una forma abrumadora por no poder ser libremente quien es, quien quiere ser. Me encantaría poder hacer que todo el mundo entendiese que puede ser mujer, o puedo ser hombre o las dos cosas o ninguna de las dos y que mi orientación sexual, la forma que tengo de vestirme o las personas con las que me junto no definen quién soy; que son sólo una parte de mí. Todas esas cosas son solo pequeños factores de mí, al igual que mi color de ojos, mi corte de pelo, mi canción favorita y esa mancha de nacimiento que tengo en el hombro derecho. Soy un conjunto de un montón de cualidades (y defectos, un montón también) y el derecho a ser todo eso con total libertad debería ser algo incuestionable, algo que se de totalmente por hecho... nunca nadie debería decirme qué debería ser o qué debería gustarme. ¿Por qué mi color de piel, mis genitales o mi lugar de nacimiento van a determinar más aspectos o comportamientos de mi vida que mi color de ojos, el tamaño de mi pie o el nombre de mi madre? 
Hemos tenido tantísimos años para evolucionar y entender esto que todavía me sorprende que siga teniendo que pensar en esas cosas, que siga sintiendo la necesidad de escribir esto porque me siento casi culpable de vivir en un mundo que haga sentir a alguna gente que no merece ser parte de él por cosas tan absurdas, o que ponga a unos por encima de otros por factores tan irrelevantes (y, podría incluir otro todavía más absurdo y son esos números ficticios o trozos de papel que dejamos que gobiernen nuestro mundo: dinero). 
Para terminar, voy a hacer una lista de cosas que creo que tendríamos que tener muy en cuenta pero a veces pasamos por alto y unas cuantas imágenes que a veces valen más que mil palabras:
- No se puede juzgar a alguien por las apariencias, es un grave error.
- Todos hemos llegado a este mundo de la misma forma, para hacer nuestro camino y tenemos derecho a pisar de la forma que queramos (o podamos).
- Acabaremos todos igual, antes o después, tu vida no será mejor por destrozar la de alguien más.
- Supongo que siempre habrá gente mala que consiga cosas que no merece, lo importante es saber diferenciar a ese tipo de gente de la gente que de verdad vale la pena.
- La gente que vale la pena a veces pasa desapercibida, hay que conocerse.
- Eres la persona más importante que habrá en tu vida, aunque el resto no lo sepa hacer: cuídate tú, valorate tú, quiérete tú.
- Si puedes, ayuda a los demás.
- No te creas todo lo que oigas por ahí (sobre todo lo que oigas en la tv), investiga y aprende por tu cuenta. Siempre hay algo más allá.











15.1.16



Puede que en realidad todo lo que crees que estás sintiendo por esta nueva persona ahora mismo sea sólo la emoción -o la excitación- de haber encontrado a alguien, después de tanto tiempo, que te entiende de una forma que no creías que nadie te fuese a entender otra vez. Puede que en realidad, aunque intentases ocultarlo con todas tus fuerzas, sólo tuvieras ganas de sentir algo intenso otra vez. Que no es amor, pequeña loca incomprendida, son ganas de amor -o, al menos, algo que se le parezca- y deberías controlar tus impulsos porque luego sales herida. Razona, que dejarse llevar por el corazón siempre lo pintan bonito pero suele llevar al desastre. 

Pero sí, tienes razón... hay desastres bonitos.

1.1.16

2016 wow. Es curioso, pero suena extraño pensar que ya hace dieciséis años que entramos en este nuevo siglo. Por pura curiosidad -y un poco de esa melancolía de diciembre- he estado releyendo mis entradas de otros años por estas fechas, noto el cambio que los años han provocado en mi forma de pensar, sentir y expresarme. Pero lo cierto es que leer mi entrada del año pasado me ha dejado fascinada por todo lo contrario, podría haber escrito exactamente lo mismo sobre este año y por ello no voy a alargar esto más, y con riesgo de resultar cutre... voy a dejarla aquí para que la releáis si tenéis ganas y entendáis cómo me siento si os digo que hoy me siento prácticamente igual que aquel día. Y ahora, voy a dejar aquí algunas fotos e imágenes aleatorias que he ido guardando en mi ordenador durante este año que pasa porque sí, porque me apetece. Feliz vida a todos.




the breakfast club





back to the future