21.12.15


Hace poco empecé a creer que ya no estaba perdida, pero de repente me he dado cuenta de que eso es absurdo. Sigo perdida -incluso, más perdida que nunca- lo único que ha cambiado es que ha dejado de importarme. Por eso se está tan bien, por eso puedo sentir que cualquier lugar es nuevo pero cualquier lugar es cómo estar en casa, por eso parece que por fin sé lo que quiero... porque lo que quiero es no saberlo, porque lo que quiero es estar así de perdida y me gusta. Me gusta porque me siento libre, y me gusta la necesidad de seguir adelante para encontrarme mientras disfruto de estar perdida.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario