21.12.15


Hace poco empecé a creer que ya no estaba perdida, pero de repente me he dado cuenta de que eso es absurdo. Sigo perdida -incluso, más perdida que nunca- lo único que ha cambiado es que ha dejado de importarme. Por eso se está tan bien, por eso puedo sentir que cualquier lugar es nuevo pero cualquier lugar es cómo estar en casa, por eso parece que por fin sé lo que quiero... porque lo que quiero es no saberlo, porque lo que quiero es estar así de perdida y me gusta. Me gusta porque me siento libre, y me gusta la necesidad de seguir adelante para encontrarme mientras disfruto de estar perdida.  

12.12.15

La culpa es de todos aquellos "y vivieron felices para siempre" que se nos han quedado pegados en el cerebro y nos está costando quitarlos -porque tampoco dejamos que nadie tire de ellos- y nos creemos que son la verdad, que son la única verdad. Es rematadamente absurdo porque damos por hecho que ese es el único final posible, y ni si quiera es un final porque la vida no es tan simple. Nuestras vidas no funcionan cómo los cuentos e historias de nudo y desenlace, nuestras vidas son nudos y más nudos y un montón de posibles desenlaces y un sinfín de elementos más... porque no hay siempre una princesa que hay que rescatar, y un príncipe que rescata, o un beso intenso que va a arreglarlo todo, o una malvada bruja o un villano macabro que controla a un gran dragón. A veces la princesa, el príncipe, la bruja, el villano y el dragón son la misma persona y se rescata sola y se busca los besos en otra parte -o se los da al espejo, que también vale cómo solución-. 
El caso es que no hay para siempres porque no vamos en línea recta, todos hemos oído hablar de la montaña rusa que es la vida... y es verdad, hoy puedes estar bien y mañana estar mal y hoy puedes estar acompañada y mañana estar sola -otra vez- y por eso no se puede depender de nadie el resto de tu vida y eso no quiere decir que tengas que estar sola o que no debas ofrecerle a alguien todo el amor que puedas, con eso quiero decir que a pesar de que no lo necesitas y no es una obligación y el mundo no acaba si tú no encuentras a alguien con quien compartir lo que te queda de vida. No hay que creerse todos esos 'ya llegará la persona indicada' porque a lo mejor tu persona indicada eres tú misma y te quieres más que nadie y consigues apañartelas bien.
Me he dado cuenta de que hablo de esto demasiado, cada vez más, y puedo resultar repetitiva intentando que todo el mundo entienda que lo de compartir la montaña rusa con alguien es decisión propia y de nadie más. Lo diré una y otra vez; que también se está bien estando soltero -que no es lo mismo que estar solo- y que la pareja para toda la vida es una construcción social, y que tampoco necesitas a nadie que te rescate de nada porque te puedes rescatar sólo pero que si lo necesitas sirve con pedir ayuda. Voy a gritarlo si hace falta... una persona que te hace sentir mal no se merece tu tiempo, que las personas tóxicas hay que eliminarlas de nuestras vidas y no sirve de nada mantenerlas. Cambiaré el "y vivieron felices para siempre" por un siempre "y vivió... cómo quiso, con quién quiso y porque quiso". 

Y, algún día, quizás... si todo va a mejor... despegaremos esas ideas erróneas del cerebro del mundo entero.