7.11.15

Puedes considerarte una persona estable, pero tienes tus crisis existenciales -cómo todo el mundo-, tienes de esos momentos en los que te gustaría huir de todo pero también de esos otros en los que te gustaría quedarte dónde estás para siempre. Hay veces que lo único que te apetece es abrazar a cada persona que quieres y conoces bien, y otras veces no quieres que absolutamente nadie te dirija la palabra. Algunos días tienes claro a dónde vas, y otros no tanto; de hecho, hay días que quieres saber a dónde vas y otros... no tanto. Tienes todas las dudas que se pueden tener -y más-, y cuando hay que tomar decisiones duras algunos de tus principios e ideales se tambalean y de vez en cuando ni si quiera sabes por qué haces lo que estás haciendo. Piensas demasiado en el pasado, y piensas demasiado en el futuro y a ratos te olvidas completamente del presente y de disfrutarlo pero otros ratos te oigo decir a gritos lo feliz que eres o cantar en la ducha o bailar como loca. Así que no me vengas pregonando estabilidad, porque eres la persona más inestable que conozco... y eso es lo que más me gusta de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario