15.4.15

Es extraño pero eres arte, y lo sé cuando cuento a besos los cinco lunares de debajo de tu pecho derecho. Lo sé cuando repaso con los dedos las líneas de tus manos, y cuando te miro cepillarte el pelo. Eres arte y lo sé cuando te soplo en la cara y cierras los ojos o cuando te oigo tararear aquella canción. Lo sé, también, cuando ríes a carcajadas y me miras fascinada por alguna cosa.
Es que eres arte, lo sé cada vez que frotas los ojos cansada o frunces el ceño, y hasta cuando te levantas despeinada y malhumorada por la mañana. Sé que eres arte cuando te veo vestirte, pero sobre todo cuando te veo desvestirte, cuando te observo mientras ves una película o cada vez que intentas cocinar. Eres arte y lo digo porque siento algo intenso en mi pecho cada vez que suspiras, tengo tu voz grabada en mi mente y quiero gritar de felicidad cada vez que te acercas a mí. 
Y, repito, que eres arte, simplemente porque me gusta mirarte e intentar entenderte y buscar mensajes ocultos en tí. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario