30.5.14



Prometiste tres cosas. Solo tres. 
Prometiste hacerme reír siempre que estuviera triste. 
Prometiste llevarme a ver el mar este verano.
Prometiste quedarte aquí.

Se acerca el verano, y estoy triste. 
Y no estás aquí para hacerme reír,
ni para llevarme a ver el mar. 
Te has largado.
No has cumplido ninguna de tus promesas.

Prometiste dos cosas. Solo dos.
Prometiste llevarme a ver el mar. 
Prometiste no volverte a ir.

Todavía sigo esperando que me lleves a ver el mar.
Pero te has largado (otra vez).
Y de nuevo, no has cumplido ninguna de tus promesas.

Prometiste una cosa, solo uno esta vez.
Prometiste quedarte de verdad, y no volverte a ir.

Y esta vez me fui yo (a ver el mar).
Porque ya no creo en tus promesas, y nunca he creído en terceras oportunidades. 

1 comentario:

  1. Precioso texto, me ha gustado el final de la historia, es valiente. Un blog precioso :)

    ResponderEliminar