3.11.12

'Has estado con él, y lo sé por esa sonrisa que te sale... y por que tu mirada brilla, y... oooh... desde luego que has estado con él, oigo los latidos acelerados de tu corazón. Y, ¡fíjate! Te sudan las manos y estás colorada. Desde luego, no me cabe ninguna duda de que has estado con él ¿notas esas estúpidas mariposas verdad? Madre mía, mírate... te sientes feliz... y solo te lo has encontrado por la calle. ¿Qué te ha dicho? Un simple hola, hola... ¿qué tal estás? ¿Te ha dicho que estás muy guapa? Oh, sí... te lo ha dicho, por eso estás tan feliz. ¿No te parece injusto? ¿Qué te haga feliz con cualquier tontería? Lo sabes... pero te gusta, que digo... ¡te encanta! Ay señor... ¿cómo puedes estar tan coladita por sus huesos? Tranquila, tienes bien el pelo... no estás mal. Te ha visto bien, en serio. Ya se te ha quitado el hambre, oh, te ha puesto muy nerviosa y no puedes comer... claro... Eres de lo peor, mírate, te vuelve loca. ¿Tienes ganas de cantar? Venga, pon música.' Y dejo de hablar conmigo misma en el espejo, y enciendo mi ordenador para poner mi música a tope y charlar un rato con mi grupo favorito mientras suenan sus canciones, '¿Sabes qué? Le he visto hoy... ¿lo ves en mi sonrisa? ...' Y así.

No le busquéis sentido, no lo tiene. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario