4.6.12

Cosas que pasan.

A lo mejor no era tan difícil pero a ella se lo parecía. Le parecía casi imposible sacárselo de la cabeza, ningún otro tío le parece la mitad de increíble que él y no conseguía pensar en otra cosa. Vivía creyendo que nunca se olvidaría de ese amor, pasaron los meses y su recuerdo seguía intacto, todos los momentos que había pasado con él pasaban por su mente como una película casera, y bien claros. Su mirada seguía clavada en su frente y recordar sus besos hacía que un escalofrío le recorriese la nuca. Había días que se sentía mejor, y pensaba menos en él pero cuando conseguía sacárselo de la cabeza durante unos minutos... PUM! él aparecía de la nada, se cruzaba con él por la calle o oía su nombre por ahí. Y ella estaba convencida de que seguiría enamorada de aquel hombre el resto de su vida, y que ningún otro le haría olvidar todo aquello. Su autoestima rozaba el subsuelo pero de repente, sin esperarlo siquiera apareció alguien que le rompió los esquemas... y no, no hubo nunca ningún hombre que le hiciese sentir lo mismo que él, no encontró a un tío tan increíble como él, pero sí... consiguió olvidarle y volverse a enamorar. Porque al fin y al cabo la vida siempre tiene algo nuevo preparado para nosotros, seguro.

Verano lo llaman, vida lo llamo yo.


Ey, bloooggers! Hacerme un favorcito anda, pasaros por este blog, es una historia que estamos escribiendo una amiga y yo. Seguidnos y leerla. Esperamos que os guste... GRAAAAAAACIAS y un beso.

2 comentarios:

  1. Una vez me sentí así y lo mejor fue encontrar a esa nueva persona porque esa es la que realmente sigue mereciendo la pena desde aquel entonces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, y tienes toda la razón. Lo mejor es encontrar a otra nueva persona.

      Eliminar