24.6.12

Importante decisión siempre acabará en muerte. Quiero decir, que vas a tomar miles y miles de decisiones en tu vida, y siempre terminarás preguntándote que hubiese pasado si hubieses tomado la otra decisión, ¿quieres saberlo? nada, no hubiese pasado nada porque decidas lo que decidas acabarás igual... como el resto del mundo. Lo único que varía un poco de una decisión a otra es lo que vaya pasando en tu vida hasta que caigas, y también puede variar la forma en la que tu cuerpo se apague. Osea, que no es lo mismo morir de un puto disparo a los treinta y cuatro que de un infarto o algo así a los ochenta y siete... y tampoco es lo mismo haberte pasado toda tu santa vida sentado en un cartón en mitad de la calle pidiendo limosna para poder comer algo, que haber vivido en un palacio con siete cuartos de baño. Son extremos totalmente opuestos, pero hay algo que siempre me he preguntado, no sé si es más absurdo dormir en un cartón como si fuera muy diferente a dormir directamente en el suelo o tener siete cuartos de baño como si de verdad utilizases todos. Y lo más divertido de todo esto es que aunque sepamos perfectamente que todo esto es verdad seguimos comiéndonos la cabeza por cada decisión, joder, yo me como la cabeza hasta para decidir la ropa que ponerme todos los días, eso si que es absurdo. La vida es completamente ridícula y absurda. Pero aquí estamos, esperando a que suceda algo que nos haga felices hasta el día en el que nos vayamos a dormir sin saber que al siguiente será el último de nuestras vidas. 
Yo recomiendo por si acaso salir todos los días de casa con una sonrisa en la cara, una sonrisa de esas que gritan: hoy nada me joderá el día.

18.6.12

ñañaña.

- Su pelo olía genial, pero no como cualquier champú de frutas, olía como a verano... algo difícil de explicar. Sus ojos tenían esa maldita costumbre de hacerte perderte en ellos y su sonrisa... su sonrisa hipnotizaba. Era divertida y cariñosa, era una chica especial.
- ¿Porque hablas de ella como si se hubiese muerto?
- Por que se ha muerto, la chica de la que hablo ha muerto... ahora su pelo es puro invierno, triste. Sus ojos están apagados y ha perdido esa sonrisa. Vive desesperada, y pasa de todo el mundo...
- Está sufriendo...
- Eso es solo culpa de ese cabrón. No sé porque coño está así por que él se haya ido... mejor.
- Tienes que entenderlo, se ha enamorado.
- Eso es una estupidez.
- Ja! ¿Y lo que sientes tú por ella no es exactamente lo mismo?



14.6.12

Que el verano trae sonrisas.


Juguemos a creer que hoy todo es posible, que esto puede llegar a ser real, que la vida será justa... juguemos a creer que merece la pena, que seremos felices para siempre.

7.6.12

Reflexiono. Reflexiona. Reflexionamos.

Yo, sinceramente, no me creo que a nadie le pueda gustar la soledad. Vale, sí, hay gente que lo dice pero en mi opinión eso es la costumbre. Si siempre has estado sólo y no se te da bien relacionarte con la gente dirás que prefieres estar sólo pero al fin y al cabo todo el mundo necesita a otras personas. Ahora... pensad, en esos momentos de paz, de máxima tranquilidad cuando estamos solos, en silencio... a gusto, imaginaros que en todos esos momentos tenéis a una persona que queréis muchísimo al lado, abrazándoos o agarrándoos fuerte de la mano o de la cintura. ¿No son todavía más geniales esos momentos? ¿Cómo se estaba mejor? ¿Sola o acompañada? Vale, a lo mejor es sólo cosa mía... pero es mucho más genial ese momento si tengo a alguien especial junto a mi. Me sentiría más segura, más completa, más feliz por el simple hecho de que necesito a la gente. Puede que eso sea un problema mío, pero la soledad me da miedo y me aburre, a veces si que me gusta estar sola y tranquila pero eso creo que es porque no hay nadie dispuesto a estar tranquilamente conmigo, y ya está



4.6.12

Cosas que pasan.

A lo mejor no era tan difícil pero a ella se lo parecía. Le parecía casi imposible sacárselo de la cabeza, ningún otro tío le parece la mitad de increíble que él y no conseguía pensar en otra cosa. Vivía creyendo que nunca se olvidaría de ese amor, pasaron los meses y su recuerdo seguía intacto, todos los momentos que había pasado con él pasaban por su mente como una película casera, y bien claros. Su mirada seguía clavada en su frente y recordar sus besos hacía que un escalofrío le recorriese la nuca. Había días que se sentía mejor, y pensaba menos en él pero cuando conseguía sacárselo de la cabeza durante unos minutos... PUM! él aparecía de la nada, se cruzaba con él por la calle o oía su nombre por ahí. Y ella estaba convencida de que seguiría enamorada de aquel hombre el resto de su vida, y que ningún otro le haría olvidar todo aquello. Su autoestima rozaba el subsuelo pero de repente, sin esperarlo siquiera apareció alguien que le rompió los esquemas... y no, no hubo nunca ningún hombre que le hiciese sentir lo mismo que él, no encontró a un tío tan increíble como él, pero sí... consiguió olvidarle y volverse a enamorar. Porque al fin y al cabo la vida siempre tiene algo nuevo preparado para nosotros, seguro.

Verano lo llaman, vida lo llamo yo.


Ey, bloooggers! Hacerme un favorcito anda, pasaros por este blog, es una historia que estamos escribiendo una amiga y yo. Seguidnos y leerla. Esperamos que os guste... GRAAAAAAACIAS y un beso.