30.12.12

¿Por qué narices pasa el tiempo tan jodidamente rápido?

Venga, en serio, pararos a pensar por un momento. Se acaba el año. Ya, y no sé a vosotros pero a mí no me ha dado tiempo a nada. Ha sido como un abrir y cerrar de ojos, cada vez los años son suspiros más cortos. Espero que el dos mil trece traiga buenos momentos. Dentro de tres meses cumplo dieciocho años, yo, mayor de edad... Es todo demasiado complicado de asumir, no entiendo como el tiempo puedo volar tan deprisa y lo peor es que la gente no parece inmutarse. Deseaba que el dos mil doce fuera increíble, perfecto, y ya se está acabando. No he cumplido absolutamente ninguna expectativa de las que tenía para este año y ya tengo que pensar otras para el que viene. La gente se vuelve loca prometiendo cosas y deseando otro montón de tonterías, nadie es realista en estas fechas. Ahora todo es magia e ilusión, la realidad va viniendo durante el año. Y yo lo único que quiero es que me sorprenda, y en eso si que tengo que admirar el dos mil doce, porque a logrado sorprenderme, supongo.
Así que todo lo que tenía pensado hacer o decir en el dos mil doce ya puedo aplazarlo para el dos mil trece.  Quiero hacerme más valiente, vivir momentos de extrema felicidad... sí, de esos también he tenido este año. Quiero llorar para después sentirme bien, relajada; como he hecho durante toda mi vida. Tampoco quiero que cambien tantas cosas, en realidad no soporto la expresión de 'año nuevo, vida nueva', ¿vida nueva? ¿en serio? Menuda gilipollez, nadie cambia de vida, somos demasiado cómodos para semejante barbaridad. Hay demasiadas cosas que me atan a mi vida de ahora, yo no quiero otra vida, quiero seguir viviendo mi vida pero mejorada. Mejorada en el sentido de que mis sueños, por una puta vez, se hagan realidad... alguno que otro, y quiero meterme en la cama el noventa por ciento de los días del dos mil trece y pensar: 'joder, que feliz soy'. También tengo ese maldito derecho, aunque parezca sorprendente.
Y ese es mi único y real propósito para este nuevo año, ser absolutamente feliz. A quien no le guste, que no mire... a los demás: feliz año. Os deseo lo mejor.

28.12.12

luchar, es complicado

"¿Te das cuenta?" dijo, serio, demasiado serio para lo que acostumbraba. "Te has pasado toda tu puta vida soñando y no eres capaz de luchar por tus sueños." La miró casi enfadado y apunto de gritar. Pero en el fondo sabía que no serviría de nada, que ella se quedaría allí, quieta. Mirando por la ventana sin contestar, como hacía siempre. Soñando pero sin luchar. Soñaba con salir ahí fuera y cantar delante de todo el mundo, adoraba cantar pero nunca lo había hecho delante de nadie. Soñaba con él, con estar con él pero no era capaz de decírselo. Y no dijo nada más, simplemente se quedó callada. "¿No vas a decirme nada no?" siguió diciendo él. "Sólo te diré que algún día te arrepentirás, eres preciosa, y te he oído cantar a escondidas... ¿sabes? creo que tu voz suena como la de un ángel, que si salieses hay fuera y demostrases lo que vales todo el mundo te querría. Brillas pequeña, pero no te dejas ver, te escondes entre estas cuatro paredes y esas ropas oscuras. Algún día reaccionarás, lo sé. Solo deseo que no sea demasiado tarde... porque el mundo se cansará de esperarte, y yo también." Se dio la vuelta y se marchó, dejándola ahí sola... cuando le oyó salir por la puerta ella por fin dijo algo, algo que nadie podría oír, solo esas cuatro paredes en las que se encerraba: "Lo haré... por ti, te lo prometo." 


Pero esta historia no cuenta el final... así que nunca sabréis si luchó o no, y yo... tampoco. Por que eso se queda guardado en mi imaginación, como otras muchas cosas.

26.12.12

Lágrimas desordenadas.

"Está será nuestra canción" dijo sonriente, la primera vez que la escucharon juntos, a solas mientras la luna les observaba quererse, quererse con locura. Y ahora ella está sola, y esa maldita canción le hace daño, porque él no está abrazándola, cantándosela al oído. Maldita canción que un día fue perfecta, ahora es odiosa... odiosamente perfecta, sin él.




23.12.12

¿La navidad está sobre-valorada?

Yo siempre he sido de las que amaba la navidad, lo de juntarse con la familia, los regalos, el turrón y el frío en la calle. Pero cada vez, con los años eso del espíritu navideño se me ha ido desgastando. Y creo que no soy a la única que le pasa lo mismo, cuando eres pequeña e ingenua, cuando te crees todas las fantasías que te cuentas la navidad es mágica, porque te han contado que es mágica pero en cuanto descubres que esa magia es falsa toda esta fiesta pierde la gracia porque te toca ser de los mayores, de los que compran los regalos. No nos engañemos, en navidad hay dos grupos de personas: los que reciben los regalos y se emocionan y les parece todo genial y los que tienen que comprarlo todo y lo único que hacen es quejarse. Quejarse por el dinero que se gastan en estas fiestas, sobre todo ahora en tiempos de crisis, quejarse por los kilos que se engordan al comer tanto, quejarse porque hay mucho tráfico en los viajes, quejarse por todo. Claro que es mucho mejor ser del primer grupo, pero eso solo está permitido cuando eres un niño, solo está permitido hasta una determinada edad. Ya no hace ilusión ni poner el árbol, ¿para qué? No sé, es la primera navidad en la que no estoy ni un poquito emocionada. Es para mi como cualquier semana del año, y ya está. 
Pero de todas formas, FELICES FIESTAS, disfrutad.

15.12.12



- Llevaba toda la vida esperando algo así, y de repente apareció... fue como algo mágico.
- La magia no existe.
- Lo sé, pero es más bonito pensar que si.
- ¿Sabes? Desde que te has enamorado estás demasiado cursi.
- Porque la vida parece más hermosa cuando tu corazón está ocupado.
- Lo que yo decía.
- Ya lo entenderás...
- No, si ya lo entiendo. 


10.12.12

 Cierra los ojos pequeña, ciérralos y sueña.
Sueña con todo lo que te gustaría que pasase en estos momentos, un sinfín de posibilidades, imagina que no hay nada que no pueda pasar. 
Cierra los ojos pequeña, ciérralos y sueña.
Sueña que todas las cosas malas que te hacen sentir mal desaparecen de este mundo, para siempre.
Cierra los ojos pequeña, ciérralos y sueña.
Después ábrelos pequeña, y sal a luchar por que todo lo que has soñado se haga realidad. 
Lucha.

Búho, buena suerte.

1.12.12

Diciembre da que pensar, ¿verdad? Es el último mes del año y es cuando te planteas si todo lo que has hecho en él te ha servido de algo o no. Empiezas a arrepentirte de momentos y a alegrarte por otros, piensas en las cosas que han cambiado durante ese año y acabas sorprendiendote de todo lo que puede cambiar tu vida en tan solo 12 meses, porque cambia sí, y mucho. Joder, yo creo que he crecido y madurado bastante, he cambiado aunque tampoco sé si sentirme bien o mal por ello. El caso es que dicen que en unos 20 días el  mundo se acabará, ¿y si fuera verdad? Resulta absurdo pensarlo, pero imaginar que en poco más de dos semanas todo lo que conocemos se acaba, nos quedaríamos con un montón de cosas sin hacer y eso es demasiado triste para mi. Supongo que es mejor no pensarlo demasiado. Y, por el contrario, si eso que dicen es de verdad una tontería la vida seguirá y dentro de nada llegará un nuevo año, con nuevos deseos y propósitos que, como casi todos los años, terminarán por olvidarse o no cumplirse. Que todavía soy joven para decir esto, pero poco a poco me voy dando cuenta de como funciona la vida y nunca es como nos esperamos que sea. No tiene sentido darle demasiadas vueltas a todo, al final pasará lo que tenga que pasar... cuando tenga que pasar. Este año, el siguiente o dentro de diez.

27.11.12

es una foto absurda, lo sé.
- No pareces muy triste... ¡tanto que le querías!
- Pues claro que le quería, y por supuesto que estoy triste... he vivido momentos increíbles con él, me ha hecho muy feliz y me da una pena increíble que esto se acabe. Pero sé que después de esto vendrá algo mejor.
- ¿Qué quieres decir?
- Verás, ¿te acuerdas cuando le conocí? 
- Cuando salimos de fiesta a celebrar mi cumpleaños. 
- Sí, ¿recuerdas que me tuviste que obligar a salir? 
- Ah, sí, llevabas semanas sin salir por aquel capullo. 
- Lo pasé muy mal, ¿verdad? Viste todo lo que sufrí, te dije que nunca sería capaz de superarlo, que le había querido demasiado.
- Dios mío, eso parece ahora tan lejano tía...
- Y absurdo, estoy segura de que no le quise tanto como me pareció en aquel momento. Y aunque estaba destrozada me animaste a salir y me lo pasé genial, y le conocí a él... y poco a poco conseguí olvidarme de las penas del pasado, y llegué a quererlo mucho y disfruté de mi vida con él. 
- Sí... es cierto. 
- Entonces cuando estaba con él me llegaron a parecer absurdas las semanas que pasé en casa llorando, llegué incluso a alegrarme de que las cosas salieran mal con aquel capullo porque me habían hecho conocerle a él... y bueno, he pasado unos meses perfectos y ahora se ha acabado pero por mucho que esté sufriendo ahora sé que algún día llegará alguien que me hará agradecer que se fuera. ¿Lo entiendes?
- Claro, que la vida sigue y las cosas que ahora pueden parecer terribles posiblemente nos parecerán absurdas en un futuro, o incluso las agradeceremos.
- Eso es... 

18.11.12

piensa.

Está sola, y triste y se pone a pensar sabiendo que es lo peor que puede hacer. Piensa en todas las cosas que ha querido y no ha conseguido en su vida, los trenes que ha dejado pasar. Piensa en todas esas cosas que hizo y no debería de haber hecho, se arrepiente de un millón de tonterías. Piensa en las palabras que se guardó, en las que nunca fue capaz de decir. No entiende lo que le pasa, no entiende nada, no sabe lo que quiere y no deja de pensar en todo lo que ha perdido, en lo que ha sufrido. Y, de verdad, no es nada bueno remover el pasado, si hay que recordar que sean las cosas buenas porque las malas hacen daño. Pero está sola, no tiene nadie que le haga pensar en otra cosa, y sigue pensando en todas las cosas feas que le han dicho, en todas las malas noticias, en los momentos más tristes de su vida. Piensa en todas las veces que acabó rindiéndose y en todas las veces que se ha caído y le ha costado levantarse. Piensa y llora. Porque no tiene ha nadie que se le acerque y le diga que también ha vivido cosas buenas, que hay trenes que si ha cogido, que todo saldrá bien.

13.11.12

Lo que pase a partir de este momento solo lo puedes cambiar tú. Es el resto de tu vida, y es tuya... puedes compartirla con quien te de la gana, pero siempre será tuya y podrás hacer con ella lo que quieras. Y eres capaz, creételo.

No, ni yo ni mi hermano somos normales. Aquí está la prueba.

3.11.12

'Has estado con él, y lo sé por esa sonrisa que te sale... y por que tu mirada brilla, y... oooh... desde luego que has estado con él, oigo los latidos acelerados de tu corazón. Y, ¡fíjate! Te sudan las manos y estás colorada. Desde luego, no me cabe ninguna duda de que has estado con él ¿notas esas estúpidas mariposas verdad? Madre mía, mírate... te sientes feliz... y solo te lo has encontrado por la calle. ¿Qué te ha dicho? Un simple hola, hola... ¿qué tal estás? ¿Te ha dicho que estás muy guapa? Oh, sí... te lo ha dicho, por eso estás tan feliz. ¿No te parece injusto? ¿Qué te haga feliz con cualquier tontería? Lo sabes... pero te gusta, que digo... ¡te encanta! Ay señor... ¿cómo puedes estar tan coladita por sus huesos? Tranquila, tienes bien el pelo... no estás mal. Te ha visto bien, en serio. Ya se te ha quitado el hambre, oh, te ha puesto muy nerviosa y no puedes comer... claro... Eres de lo peor, mírate, te vuelve loca. ¿Tienes ganas de cantar? Venga, pon música.' Y dejo de hablar conmigo misma en el espejo, y enciendo mi ordenador para poner mi música a tope y charlar un rato con mi grupo favorito mientras suenan sus canciones, '¿Sabes qué? Le he visto hoy... ¿lo ves en mi sonrisa? ...' Y así.

No le busquéis sentido, no lo tiene. 

23.10.12

Hasta siempre.

23 de octubre de 2083.

Querido mundo:
¿Sabes? Ni si quiera sé por qué razón hago esto... lo de escribir digo, hace demasiado tiempo que no cojo un papel y un bolígrafo para escribir. El caso es que posiblemente esto sea una despedida, porque después de todos estos años todavía no le he encontrado ningún sentido a mi vida, y tal vez no lo tenga aunque si que lo tuvo. Siempre pensé que es muy triste eso de acabar con tu propia vida, que muy mal tienen que ir las cosas, pues... van. Porque todas las personas que alguna vez me han importado en mi vida me han dado de lado, toda la gente que apreciaba ya no está, y si alguna vez hubo algo que me hizo feliz.. ha desaparecido junto a mi sonrisa, por supuesto. Tengo ya noventa y ocho años, el amor de mi vida murió a los sesenta y cinco, cuando yo tenía tan solo sesenta y dos, no volví a entregar mi corazón a ningún otro hombre, no fui capaz. Y nunca tuve hijos, por lo tanto tampoco tuve nietos... por desgracia todos mis familiares y amigos se han ido yendo con el paso de los años, estoy sola y no tengo a qué aferrarme para continuar... creo que ya he vivido bastante, no quiero molestar más por aquí. De todas formas gracias, mundo, por acogerme aquí durante tanto tiempo, fue divertido, intenso y se me ha hecho corto, como los buenos veranos de mi juventud. Estudié, aunque ya hace demasiado de eso, tuve amores y desamores, amigos y amigas... he tenido increíbles momentos y otros que mi memoria ha preferido olvidar, me he cuidado y por eso casi a los cien años tengo una salud de hierro, he visto crecer a muchas personas de mi al rededor que hoy en día son grandes hombres y mujeres, he trabajado y me he enamorado intensamente, he vivido la vida como he tenido que vivirla, lo juro. He leído un sinfín de libros, he visto un millón de películas y de todos he aprendido que aunque lo parezca, tampoco son tan distintos de la realidad... al igual que nuestros sueños. Porque también he soñado, he soñado muchísimo y he intentado perseguir cada uno de mis sueños, unos los he conseguido... otros no, pero me alegro igual de los fracasos que de las victorias, todo mereció la pena. He conocido gente en mi vida que no podía soportar el camino que había elegido, pero, mi consejo siempre fue que cada uno elige lo que es, si no te gusta quien eres siempre podrás cambiarlo, y me marchó de aquí, mi querido mundo, dejando este consejo. Mil frases he escuchado, he dado y recibo infinitos consejos y todos ellos me han hecho llegar hasta aquí, pero sobre todo me han hecho tener un vida de la que no me arrepiento y eso es lo más importante. No creo que pueda decir nada más de lo que ya he dicho en mi larga (o corta, según se mire) vida. Hay gente mala en el mundo, pero no hay necesidad de preocupación, al final cada cual tiene lo que se merece y sobre todo... de los malos se aprende a apreciar a los buenos, eso también es importante. Yo doy gracias a todas las personas,que se preocupan o se preocuparon por mi, a toda la gente que estuvo a mi lado, para bien o para mal, espero reencontrarme con sus almas en alguna otra vida o si hay cielo, allí. Y ahora si, querido mundo, me despido con el deseo de que esta carta sea eterna, y así mi recuerdo sea algo eterno también, no por lo que he hecho en mi vida.. porque nunca hice gran cosa, si no por las cosas que quise enseñar o decir escribiendo, porque... lo único que tuve claro durante toda mi vida es que escribir era mi pasión, y así lo hice durante años y años y años, y así me despido... hasta siempre. 



19.10.12


Se apartó de mi, después de uno de los besos más dulces de este mundo. 
- ¿Sabes? - me dijo - acabo de tener una conversación increíble con tu sonrisa.
- Ah sí... ¿y qué te ha dicho?
- Ella nada... era yo el que hablaba.
- ¿Y qué le has dicho a mi sonrisa?
- Que es preciosa... y que no quiero que se vaya nunca. - Le miré enseñándole mi mejor sonrisa, me acerqué más a él... todo lo que pude. 
- Mientras estés tú cerca no creo que se vaya de aquí. Se lleva demasiado bien con la tuya... 
- Mmmmm... así que nuestras sonrisas se llevan bien eh...
- Sí, no quieren separase nunca. - Y le besé. Sé que puede resultar absurdo, pero es cierto... nunca se volvieron a separar, y yo era feliz así. 

15.10.12

Oye, que tú puedes.



Estaba sentada en el banco más apartado del parque, tenía diecinueve. Tenía entre las manos el papel del médico que decía que estaba embarazada, se acariciaba la tripa y tenía lágrimas en los ojos, estaba sola... su familia le había dado de lado, él le había dado de lado y ahora no tenía a dónde ir, ni un hombre en el que llorar, ni fuerzas para intentarlo. Solo tenía un montón de dudas en su cabeza, millones de decisiones que tomar y setenta euros en su mochila, con cuatro camisetas más y un pantalón limpio. No podía tener ese bebé, no podría cuidarlo ni darle un hogar decente, dormiría en un hotel barato esa noche... pero… ¿Después? se había terminado su último paquete de patatas, ni si quiera tenía nada que comer. Entonces un señor de unos cincuenta años se acercó a la farola que había junto a ella y pegó un cartel de: 'se necesita chica de limpieza para restaurante'. Antes de irse el hombre se acercó a ella le dio otro de los carteles que tenía en la mano y le dijo: sea lo que sea, podrás seguir adelante... solo tienes que ser fuerte.
La chica levantó la cabeza, y le sonrió. Esa misma tarde se acercó a aquel restaurante. ¿Y sabéis qué? Lo consiguió, consiguió aquel trabajo, y después llego a ser la encargada del restaurante, consiguió sacar adelante a su hija, consiguió ahorrar dinero para comprarse un pequeño apartamento y dejó de dormir en hoteles baratos, se enamoró de uno de los clientes habituales de aquel bonito restaurante, y formó una familia. Lo consiguió sí. Y nunca olvidó a aquel hombre que fue como un padre para ella después, nunca olvidó al hombre que sin conocerla confió en ella y la ayudó a ser fuerte y a seguir adelante. 

Y, oye... que tú también puedes, solo sigue adelante.



4.10.12

NO.


Es guapa, y joven, pero no se valora. Es lista, y fuerte, pero no quiere demostrarlo. Es humana, pero no aprende de sus errores y tiene miedo de cometerlos. Tiene muchos sueños, pero no intenta luchar por ellos. Tiene un increíble talento, pero no lo aprovecha. Tiene, también, una preciosa sonrisa, pero no la enseña. Es algo triste, pero nunca deja ver sus lágrimas. Le quiere, pero no se lo dice.

27.9.12

ilusión.

Vi como el sol se alejaba de allí dándole paso a la luna, que esa noche llegaba llena. Dispuesta a alumbrarnos la noche, igual que yo... yo también estaba dispuesta a comerme el mundo, necesitaba hacerlo, ser fuerte. Me subí a unos tacones demasiado altos, pero sin miedo a caerme sabía que no me haría daño, no estaba dispuesta. Cerré la puerta al salir de casa y guardé las llaves en el bolso, un bolso enorme... perfecto para mi estado de ánimo, conjunto con el resto del modelito. Empecé a andar haciendo ruido, feliz, con la cabeza bien alta. Por fin había decidido salir de mi habitación y demostrarle al mundo que lo había superado, que nada podría derrumbarme más, por fin me había vuelto a sentir fuerte. Pero poco tiempo duró esa sensación, hasta que le volví a ver... su sonrisa, su mirada. Entonces me volví a hacer pequeña, me caí de los tacones y las llaves golpearon en el suelo cayéndose del bolso, haciendo más ruido que yo. Me volví de nuevo débil, y me di media vuelta para volver a casa. Que incrédula fui, nunca había sido fuerte, nunca he llegado a serlo, era solo una ilusión. 

5.9.12

Hasta pronto verano.

Y ahora es cuando te arrepientes. Te arrepientes de no haber dicho todo lo que pensabas, de no haber hecho todas esas cosas que deseabas hacer porque te parecieron locuras, sí, te arrepientes de no haber cometido locuras. Te arrepientes de todo ese tiempo que pasaste mirando al techo sin hacer absolutamente nada, te arrepientes de las cosas que dejaste para 'mañana', ahora también te arrepientes de no haber aprovechado hasta el último rayo de sol, de no haber respirado hondo más veces, de no haber visto todo los sitios que tendrías que haber visto... Pero también piensas en todos los buenos momentos, los días de playa, las noches de fiesta, las visitas a los familiares, piensas en todo lo que sí has dicho... en todo lo que sí has hecho. Sonríes por toda la gente que has conocido, los sitios que has visto, los libros que has leído, las historias que te han contado y el tiempo que si que has aprovechado. Y después te das cuenta de que no queda tanto para que llegue el próximo verano, y que hasta entonces queda un largo año que traerá mucho más sorpresas, y tampoco es tan deprimente volver a empezar el curso, tampoco es tan triste tener que volver a la rutina... y el verano ya ha pasado, pero, te ha hecho feliz. 

14.8.12

Hola.

- ¡Bonita!
- Hola...
- ¿Qué te pasa? Tienes cara triste... ¿has estado llorando?
- No... no...
- Cariño, tienes los ojos rojos... sé que has estado llorando. 
- ¿Qué estamos haciendo?
- ¿A que te refieres?
- No lo sé... ¿eres feliz?
- Muchísimo. ¿Y tú?
- Pues yo no.
- ¿No?
- Estoy harta de que hagamos como que todo es perfecto, no, no soy feliz porque no nos queremos. Esto es un absurdo capricho. Los dos sabemos que la relación que tenemos es una desesperada idea para quitarnos a alguien de la cabeza...
- Yo...
- Sí, sé que estás locamente enamorado de ella todavía, y sé que no conseguirás nunca sacártela de la cabeza e intentas mantener tu corazón distraído... pero no me utilices a mi para eso, por favor. 
- No... no te he utilizado...
- Si lo haces, y yo también. Sólo necesitaba olvidarme de todo lo que sufrí... y lo sabes bien... 
- Sí... yo también sufrí con eso... era mi mejor amigo...
- Lo sé, pero no le importó mucho cuando se largo a vivir al otro lado del mundo... dejándonos aquí...
- Creo... creo que tienes razón.
- Claro que tengo razón, eres un gran chico y te aprecio mucho como amigo. Pero todo esto que hemos montado es absurdo, no necesitamos montarnos estas películas tontas para ser felices...
- ¿Sabes lo que deberías hacer?
- ¿Qué?
- Coger el primer billete de avión hasta Los Ángeles y explicarle que le quieres.
- Han pasado casi dos años...
- Pero él nunca te olvidará, es imposible olvidar a alguien como tú.
- Gracias...
- Sólo quiero que seas feliz.

No tengo ninguna escusa o razón para haber estado tanto tiempo sin escribir, puede que fuera falta de imaginación, de tiempo o de ganas, aunque también puede que dejase de tener algo por lo que escribir. Tampoco hay ninguna razón especial por la que me haya puesto a escribir precisamente hoy después de tanto tiempo, solo ha surgido así. Llevo días encerrada en casa sin cosas interesantes que hacer, y así de la nada he abierto mi portátil y me he puesto a teclear, he escrito millones de textos nuevos, porque todos los que tenía en el ordenador murieron junto a mi disco duro hace un tiempo, tal vez por eso dejé de escribir.. por que se me borró todo, no lo sé. El caso es que he vuelto, con todas esas gilipolleces que os gustan o os disgustan, tampoco tengo muy claro por que sigo haciendo esto, no sé si realmente a alguien le interesan las cosas que pasan por mi cabeza, pero me desahogo y empiezo a ser realmente yo misma, aunque suene a idiotez. Y ahí os dejo, uno de los textos que he escrito esta tarde. Disfrutadlo, y perdonar mi abandono. 

8.7.12




feliz verano a todos
volveré a escribir, lo prometo.

24.6.12

Importante decisión siempre acabará en muerte. Quiero decir, que vas a tomar miles y miles de decisiones en tu vida, y siempre terminarás preguntándote que hubiese pasado si hubieses tomado la otra decisión, ¿quieres saberlo? nada, no hubiese pasado nada porque decidas lo que decidas acabarás igual... como el resto del mundo. Lo único que varía un poco de una decisión a otra es lo que vaya pasando en tu vida hasta que caigas, y también puede variar la forma en la que tu cuerpo se apague. Osea, que no es lo mismo morir de un puto disparo a los treinta y cuatro que de un infarto o algo así a los ochenta y siete... y tampoco es lo mismo haberte pasado toda tu santa vida sentado en un cartón en mitad de la calle pidiendo limosna para poder comer algo, que haber vivido en un palacio con siete cuartos de baño. Son extremos totalmente opuestos, pero hay algo que siempre me he preguntado, no sé si es más absurdo dormir en un cartón como si fuera muy diferente a dormir directamente en el suelo o tener siete cuartos de baño como si de verdad utilizases todos. Y lo más divertido de todo esto es que aunque sepamos perfectamente que todo esto es verdad seguimos comiéndonos la cabeza por cada decisión, joder, yo me como la cabeza hasta para decidir la ropa que ponerme todos los días, eso si que es absurdo. La vida es completamente ridícula y absurda. Pero aquí estamos, esperando a que suceda algo que nos haga felices hasta el día en el que nos vayamos a dormir sin saber que al siguiente será el último de nuestras vidas. 
Yo recomiendo por si acaso salir todos los días de casa con una sonrisa en la cara, una sonrisa de esas que gritan: hoy nada me joderá el día.

18.6.12

ñañaña.

- Su pelo olía genial, pero no como cualquier champú de frutas, olía como a verano... algo difícil de explicar. Sus ojos tenían esa maldita costumbre de hacerte perderte en ellos y su sonrisa... su sonrisa hipnotizaba. Era divertida y cariñosa, era una chica especial.
- ¿Porque hablas de ella como si se hubiese muerto?
- Por que se ha muerto, la chica de la que hablo ha muerto... ahora su pelo es puro invierno, triste. Sus ojos están apagados y ha perdido esa sonrisa. Vive desesperada, y pasa de todo el mundo...
- Está sufriendo...
- Eso es solo culpa de ese cabrón. No sé porque coño está así por que él se haya ido... mejor.
- Tienes que entenderlo, se ha enamorado.
- Eso es una estupidez.
- Ja! ¿Y lo que sientes tú por ella no es exactamente lo mismo?



14.6.12

Que el verano trae sonrisas.


Juguemos a creer que hoy todo es posible, que esto puede llegar a ser real, que la vida será justa... juguemos a creer que merece la pena, que seremos felices para siempre.

7.6.12

Reflexiono. Reflexiona. Reflexionamos.

Yo, sinceramente, no me creo que a nadie le pueda gustar la soledad. Vale, sí, hay gente que lo dice pero en mi opinión eso es la costumbre. Si siempre has estado sólo y no se te da bien relacionarte con la gente dirás que prefieres estar sólo pero al fin y al cabo todo el mundo necesita a otras personas. Ahora... pensad, en esos momentos de paz, de máxima tranquilidad cuando estamos solos, en silencio... a gusto, imaginaros que en todos esos momentos tenéis a una persona que queréis muchísimo al lado, abrazándoos o agarrándoos fuerte de la mano o de la cintura. ¿No son todavía más geniales esos momentos? ¿Cómo se estaba mejor? ¿Sola o acompañada? Vale, a lo mejor es sólo cosa mía... pero es mucho más genial ese momento si tengo a alguien especial junto a mi. Me sentiría más segura, más completa, más feliz por el simple hecho de que necesito a la gente. Puede que eso sea un problema mío, pero la soledad me da miedo y me aburre, a veces si que me gusta estar sola y tranquila pero eso creo que es porque no hay nadie dispuesto a estar tranquilamente conmigo, y ya está



4.6.12

Cosas que pasan.

A lo mejor no era tan difícil pero a ella se lo parecía. Le parecía casi imposible sacárselo de la cabeza, ningún otro tío le parece la mitad de increíble que él y no conseguía pensar en otra cosa. Vivía creyendo que nunca se olvidaría de ese amor, pasaron los meses y su recuerdo seguía intacto, todos los momentos que había pasado con él pasaban por su mente como una película casera, y bien claros. Su mirada seguía clavada en su frente y recordar sus besos hacía que un escalofrío le recorriese la nuca. Había días que se sentía mejor, y pensaba menos en él pero cuando conseguía sacárselo de la cabeza durante unos minutos... PUM! él aparecía de la nada, se cruzaba con él por la calle o oía su nombre por ahí. Y ella estaba convencida de que seguiría enamorada de aquel hombre el resto de su vida, y que ningún otro le haría olvidar todo aquello. Su autoestima rozaba el subsuelo pero de repente, sin esperarlo siquiera apareció alguien que le rompió los esquemas... y no, no hubo nunca ningún hombre que le hiciese sentir lo mismo que él, no encontró a un tío tan increíble como él, pero sí... consiguió olvidarle y volverse a enamorar. Porque al fin y al cabo la vida siempre tiene algo nuevo preparado para nosotros, seguro.

Verano lo llaman, vida lo llamo yo.


Ey, bloooggers! Hacerme un favorcito anda, pasaros por este blog, es una historia que estamos escribiendo una amiga y yo. Seguidnos y leerla. Esperamos que os guste... GRAAAAAAACIAS y un beso.

24.5.12

Yo no creo en las casualidades.


Yo tengo una teoría, si algo tiene que pasar pasará. Puede que ahora mismo sientas que la vida es un poco injusta, los problemas pueden parecerte incorregibles, pero no. Con el tiempo agradecerás todo lo que te está pasando ahora, porque la vida te traerá sorpresas. El destino no avisa, un día de repente las cosas cambian y encuentras algo (o alguien) que te hace sentir tremendamente bien. Y, por suerte o por desgracia, de la misma manera en la que empezó se podrá terminar pero sólo terminará para que algo nuevo pueda empezar. Creo que los finales de las historias son, en realidad, principios de otra. Hoy es el primer día del resto de tu vida, y no tienes un cartel fluorescente con una flecha enorme que te marque que camino tienes que seguir, pero tomarás una decisión, seguirás adelante y todo, absolutamente todo lo que te pase será por algo. Las casualidades no existes, si estás aquí ahora mismo leyendo esto es porque no tienes que estar en ningún otro sitio, y yo estoy aquí escribiéndolo porque es lo que me toca estar haciendo ahora... Es mejor no ponerse a buscarle sentido ni razón. Si tus sueños no se cumplen, lucha por ellos, si luchas y no lo consigues... sigue intentándolo, no me vale eso de una retirada a tiempo es una victoria. Nadie ganó nada retirándose. Lucha por lo que quieres, y si no te ves capaz piensa que a lo mejor no es eso lo que realmente necesitas conseguir, o reacciona y no seas cobarde. No existen los imposibles, sólo cosas más difíciles pero, joder, si las cosas fueran fáciles no tendría ningún mérito. Es mejor no agobiarse, no comerse la cabeza... de verdad, si algo tiene que pasar, pasará. Donde tenga que ser, cuando tenga que ser, como tenga que ser y... con quien tenga que ser.

13.5.12

No, yo ya no hablo más.


¿¡QUE QUÉ QUIERO!? Já... si yo te contara...


Resultados de aburrirse en casa y tener la cámara cerca.


***

Hooooooooula! Vale, no sé que me pasa últimamente, mi inspiración está en pause y pido perdón por ello, en serio... quiero escribir pero no me sale nada decente, mi cabeza está en otra parte supongo. Encima ahora vienen los exámenes finales y debería ponerme las pilas, así que... abandonaré esto un poco algunos días, me centraré en lo importante y tal. Necesitaré suerte, muchísima, porque estoy en la cuerda floja la verdad... pero bueno... quiero esforzarme para terminar bien el curso y espero que las cosas vayan mejorando porque últimamente tengo demasiados malos días. Pensaré que el verano se acerca, eso siempre ayuda a animarse. Suerte a los que estén de exámenes como yo, y a todos los demás también... en la vida simplemente, que la suerte nunca viene mal. Y eso, que hasta pronto. UN BESOOOOOOOOOOOOO (así de grande).

6.5.12


Que lo único que pido es que sepas y quieras hacerme feliz, quiero que me hagas feliz. 

sonrisas al sol

22.4.12

Adicciones.

Soy adicta a dormir, al bizcocho que hace mi madre, a los bocadillos de jamón... a la comida en general. A los pintauñas de colores, a las pulseras y a las camisetas con dibujos. Adicta a sonréir, a pensar en la ducha, a llorar con las películas, a leer y a escribir tonterías. A deprimirse los domingos, a soñar, a vaguear y a sacar fotos absurdas de vez en cuando. Adicta a visitar bonitos paisajes, a los paseos en verano, a la playa y al sol. A salir de fiesta, a beber, a reír con las amigas y a pasar tardes o noches enteras charlando. Adicta a amores imposibles, a pasarlo mal y a tener venadas bipolares. Adicta a andar en internet, twittear todo lo que se me pasa por la cabeza, escribir en mi blog o charlar por tuenti. Adicta a los buenos recuerdos, a olvidar los malos y a cometer errores. Al color morado, a ayudar a quien puedo, a las series de antena3, a las canciones que me hacen pensar y a mi blackberry. Adicta a la coca-cola, a guardar cualquier tontería que me traiga recuerdos, a leer la cuore, a comer chicles y a las comidas familiares. A ver fotos antiguas y a que me cuenten historias del pasado. Adicta a vivir y a disfrutar de la vida todo lo que puedo. 


SUPONGO QUE NO TODAS LAS ADICCIONES SON MALAS.

15.4.12


Aprendí a vivir de los sueños, aprendí a encerrarme en mi propia realidad, aprendí a esconder sentimientos, aprendí a engañar al mundo entero con falsas sonrisas, aprendí a llorar en silencio... Aprendí demasiadas cosas, pero nunca aprendí a olvidar.

9.4.12

Por un día.

Imagina por un momento, que por un día, sólo por un día, las cosas salen exactamente como yo quiero que salgan. Me levantaría por la mañana y no tendría que perder tiempo en peinarme ni en pensar la ropa que ponerme, porque mi pelo estaría genial y en mi armario toda las opciones serían aceptables. Las tostadas no se quemarían y no habría que ir a clase, podría estar toda la mañana tranquila, relajada... ¿haciendo qué? pues quien sabe, leer, ver la televisión o andar en el ordenador. Después de comer, mi comida favorita por supuesto, podría comer todos los postres que me diese la gana sin engordar demasiado ni encontrarme llena o con dolor de tripa después. A la tarde saldría a pasar el rato, podría incluso ir a la playa, haría sol, un tiempo fantástico, todo saldría bien. Hasta podría recibir una llamada tuya o algo así... sin hacer nada, sin luchar por lo que quiero ni complicarme la vida. Sería algo cómo: ey, que te quiero... oh, genial, yo también a ti. Y punto final. Si las cosas saliesen por un día exactamente como yo quiero que salgan estaría contigo un rato también, me besarías eternamente, con todo el cariño del mundo. Y me harías feliz, supongo... Pero, pensándolo bien... nada de eso tendría ningún mérito, si las cosas saliesen exactamente como yo quiero que salgan, sin ningún esfuerzo, no habría conseguido nada. Un día así sería realmente aburrido, sin errores de los que aprender, sin cosas por las que luchar. Pensándolo bien... es mejor así.

2.4.12

Las promesas están para cumplirlas.

- Necesito que me prometas dos cosas.
- Claro, dime...
- Prométeme que nunca cambiarás conmigo.
- Prometido... ¿qué más?
- Prométeme que cumplirás tus promesas.
- Hecho.


30.3.12

wwwwwwww.


A veces echo de menos eso de no pensar en nadie al acostarme, o al levantarme, o durante todo el santo día. Echo de menos eso de no depender de nadie para ser feliz, a veces pienso que sería mejor no sentir lo que siento, sí, seguramente sería mejor. Pero eso no lo decido yo, y aquí estoy... a ratos hecha una mierda y otras veces feliz. 
¿Qué como coño haces esto de estar todo el puto día en mi mente?


++++++++++++++++++++++++++

Hello, hello, blogerss! ¿Cómo estáis? Espero que igual de felices que yo, vale, no tengo ningún motivo coherente pero me da igual. Ayer fue mi cumpleaños, disfruté de un bonito día, y ya es viernes así que me espera un bonito e increíble (espero) fin de semana, y os deseo lo mismo. Además, para aumentar mi motivación (que ya de por sí es extrema) ahora llegan dos largas semanas sin clase, y sólo pido que el sol siga sonriendo cada mañana, si no se asoma él no sonrío yo. Y me refiero al sol, aunque también podría aplicar esa frase refiriéndome a otras cosas. Y como siempre ahora viene lo de agradeceros a todos que os paséis por aquí, que las visitas y los seguidores sigan subiendo y eso... que no hay nada mejor que escribir por placer y que la gente lo valore. Que aquí puedo vaciar mi cabeza, desahogarme y todo eso, y creerme, es realmente necesario. Si no te atreves a soltar lo que piensas en la vida real, es genial poder escribirlo en forma de pequeñas historias o textos absurdos, que me encanta vamos. Pues eso... no quiero aburrir más, que gracias y eso. ¡Suerte en vuestra vida, Y A PERSEGUIR VUESTROS SUEÑOS! 
Muaaaaaaaaá.

28.3.12

17.

Es evidente, que el tiempo pasa. Que año tras año las cosas han cambiado, poco a poco, incluso yo he ido cambiando, creciendo. Ha pasado mucha gente ha pasado por mi vida a lo largo de ella, gente que ha dejado huella y gente que no. He vivido muchas cosas, y sé que me quedan muchas por vivir, buenas y malas. Sí, soy feliz, porque es mi cumpleaños, porque sé que las cosas pueden salir bien... Que algún día mis sueños se harán realidad, y ojalá. Que el sol enseña su sonrisa al mundo, y lo tiñe de colores, y eso es maravilloso
17 años, ya, es increíble lo rápido que pasan los días, las semanas, los meses... los años. 
29 de marzo de 1995, tres menos cinco de la madrugada... PUM! Llegué yo, así sin más, y ahora, aquí estoy escribiendo barbaridades sin sentido día tras día, con una sonrisa en la cara.

23.3.12

Era un sentimiento extraño, no sabría describirlo, eran unas inmensas ganas de reír como loca, un escalofrío de esos que ponen los pelos de punta, como si estuviera acojonada pero a la vez relajada, feliz. Era un contrasentido absurdo, desear que aquello fuese eterno pero único, y que los imposibles se volvieran posibles y lo difícil fuese más fácil. Un para siempre que sólo dura unos minutos, o un nunca jamás que se vuelve real. Sentía que podría correr, bailar y gritar hasta reventar, pero quería quedarme ahí... quieta. Aunque creo que me hubiese gustado perderme. Contigo, claro. Susurrar cositas al oído o chillarlas a los cuatro vientos, ¿qué más da? Nadie me haría caso de todas formas. Era como si la cabeza quisiera pensar en demasiadas cosas, pero sólo fuese capaz de pensar en una (tú), que el corazón tenía ganas de correr o salir por la boca pero la maldita respiración alterada no le dejaba salir por ahí. Un libro con páginas en blanco deseando que alguien lo escriba, yo que sé. Que todos los días pueden ser sábados, exterminemos los lunes y madrugar sólo tiene sentido si es para verte. Mil letras de canción que no significan nada pero a la vez lo significan todo, esas melodías que no se olvidan. Nunca sabré describirlo, pero no creo que haga falta... es sencillo de entender, la gente lo llama amor.

16.3.12

smile

Sonríe, sonríe porque comes y bebes cada día, porque tienes a alguien que te de las buenas noches cada noche, sonríe porque tienes recuerdos y nuevos momentos que pasar, porque tienes deseos, y sueños que cumplir, sonríe porque eres capaz de levantarte cada mañana y decirle buenos días al mundo, sonríe porque todo es posible, porque uno nunca sabe lo que le espera y tu destino te podría sorprender, sonríe porque todos somos capaces de luchar, sonríe por todas las personas que conoces y por todas las que te quedan por conocer, sonríe porque las mejores historias todavía no están escritas. 
Sonríe porque estás vivo y nunca habrá mejor razón.

9.3.12

Te quiero... ¿qué como lo sé? porque de pronto soy adicto a cada movimiento que haces, a tu risa y al olor de tu pelo. Porque eres lo mejor que me ha podido pasar y no puedo evitar sonreír al pensar en tus besos y abrazos, porque los recuerdos hacen que un escalofrío recorra mi cuerpo entero, de pies a cabeza y porque mi corazón grita tu nombre en silencio cada veinte segundos. 

3.3.12

Lo que esconden las palabras.

- ¡Hola! ¿Qué tal? (Que guapa estás hoy, tenía ganas de verte...)
- Bien, ¿y tú? (Yo también tenía ganas de verte...)
- Bien, venía a ver una película con unos amigos. (Me gustaría haber venido contigo a ver esta película.)
- Ah, yo también venía a ver una... (Sí, a mi también me gustaría pero no me has inventado.)
- Pues disfruta de la peli. (No creí que querías verla conmigo.)
- Igualmente, luego nos vemos. (Siempre quiero estar contigo.)
- Adiós. (Te quiero.)
- Hasta luego... (Yo también te quiero.)

26.2.12

Ojalá.

Tengo miedo, miedo a que nunca me salgan las cosas bien, a quedar como una idiota y a que esté destinada a perder. Y a veces pienso que no me da la gana...  que alguna vez me tocará ganar a mi, que no quiero estar toda mi vida escondiendo mis sentimientos detrás de ese miedo. Pero otra veces pienso, ¿y si tiene que ser así? A lo mejor no puedo hacer nada, a lo mejor he nacido para quedarme de brazos cruzados mirando las estrellas. Pero... ¿qué burrada es esa? ¿De verdad es posible que alguien haya nacido para rendirse? No, no lo creo, y no quiero asumirlo. Es muy posible que haya mil cosas que no se puedan conseguir, que haya mil cosas que haya que dejar pasar pero, supongo, que no hay que rendirse nunca. Por eso de que si luchas puedes ganar, pero si no lo haces ya has perdido, por eso de que no existen las cosas imposibles. Todos los creemos eso alguna vez, y es fácil decirlo, es fácil sonreír y dejar claro que no hay que rendirse, pero lo complicado viene cuando toca luchar. Ahora es cuando toca ver quien realmente es valiente. ¿Sabes? Nunca me consideré una persona valiente. Pero puedo comprar valor vendiendo mi miedo en algún callejón oscuro de mí. ¿Eso se puede hacer? Ojalá. 


*(Creo que esa palabra podría describir mi estado de ánimo a la perfección, ojalá pudiera... ojalá fuera capaz... ojalá...)

23.2.12

Reflexiones de una noche cualquiera.

Tendríamos que ser capaces de desconectar, de vez en cuando. Ser capaces de sentarnos debajo del sol o de las estrellas... o de la lluvia también, respirar hondo y olvidar por un momento todo. Todo. Miedos, recuerdos, sueños, deseos, palabras, besos. Dejar la mente en blanco y aclarar las ideas, la verdad es que no nos vendría nada mal poder dejar al resto del mundo de lado durante unos minutos. Pero no se puede, aunque lo intentes tu cabecita siempre estará pensando en algo o el alguien... Y ahí está el problema, que aparte de no poder dejar la mente en blanco hay veces que no somos capaces de cambiar nuestros pensamientos a otra cosa, no somos capaces de controlar nuestra mente, es demasiado complicado. Y... por mucho que quiero no me lo saco de la cabeza, y siempre vamos a lo mismo, lo sé, pero es lo que hay. Él. Aquí está, acomodado en mi mente... se ha traído un saco de dormir, creo que pretende quedarse mucho tiempo ahí... y ni si quiera todos los exámenes que he tenido han conseguido echarlo de mi cabeza. Absurdo, pero cierto.

20.2.12

Porque si todo fuera fácil la vida sería aburrida.


- Dime, si pudieras pedir un deseo, cualquier cosa... ¿Qué pedirías?
- Tener la fuerza suficiente para luchar por él y para decirle lo que siento.
- ¿Y porque no le pides a él directamente?
- ¿Qué mérito tendría eso? Es más interesante si lucho por lo que quiero, el único problema es que no puedo hacerlo.
- Si quieres puedes.

18.2.12

cacaomental.

Vale, no me entiendo ni a mi misma... pero tampoco sé si quiero entenderme, porque hay demasiadas cosas que sentir, demasiadas cosas que pensar, y poco tiempo para comprenderlas todas.


15.2.12

un miércoles cualquiera

Sonó el despertador, lo apagué y encendí la luz, y miré al techo. Mierda. Siempre he odiado madrugar, y más en invierno. Hacia frío, y el maldito despertador había roto mi sueño, pero daba igual, ya volvería a soñar. Me levanté y me vestí, odiando mi rutina y maldiciendo mi día a día. Era una miércoles cualquiera, o por lo menos lo parecía. Pero hay cosas que no se pueden predecir, de hecho no creo que podamos saber lo que va a pasar nunca. La vida sorprende. Y lo hizo, sorprendió, el día fue normal... como todos los demás pero al salir de clase, cuando me dirigía a casa a comer, arrastrando los pies y con un día agotador guardado en el mochila en un segundo mi vida cambió, así sin más. Porque era inevitable, porque tenía que ocurrir. Y es que al ir distraída me choqué con alguien, él, el chico más maravilloso de este mundo, con la sonrisa más perfecta del mundo, con esos labios que dan ganas de besar, con esa mirada expresiva... todo él, era genial. Y así, sin más poco a poco se fue convirtiendo en la persona que más he querido en este mundo. No lo fue, no fue un miércoles cualquiera...

12.2.12


- Vente conmigo por favor..
- Pero... ¿a dónde quieres que vayamos? 
- A hacer que lo imposible deje de serlo, a ser felices, a vivir la vida, a olvidarnos de todo y de todos.
- Genial, vamos.


wehearit.

8.2.12



Puede que suene egoísta, la verdad es que lo es. Pero no soporto pasarme el día pensando en ti y saber que yo ni si quiera paso por tu mente un microsegundo, no lo creo. Me revienta deprimirme o estar triste por ti y saber que tú eres feliz, sé que debería de alegrarme que tú estés bien porque te quiero y todo eso, pero no me da la gana. Porque no me parece justo que no sientas lo mismo, no quiero sonréir como una idiota cada vez que te veo, ni sentir ese maldito escalofrío si sé que no causo lo mismo en ti. No quiero darle vueltas a cada palabra que me has dicho, porque sé que las has dicho sin pensar en lo que me harán sentir. Que no, joder, que no quiero quererte tanto si tú no me quieres igual. ¿De qué me sirve este amor si no es correspondido? Siempre la misma historia, estoy harta.

4.2.12

Vendita locura contagiosa.


Joder... no es que el mundo esté loco, es que está completamente majareta. La gente vive a su puta bola, nadie piensa en los demás, y las personas que lo hacen nunca acaban bien. Yo que sé, ahora el ochenta por ciento de las personas se salta las leyes como le viene en gana, hay de todo, absolutamente de todo. Buenos y malos, tontos y listos, pero aquí nadie se libra de la locura, egocéntricos, arrogantes, zorras e hijos de puta los hay a patadas, y esos niñitos pijos y estúpidos tampoco faltan. Hoy en día cometer errores y arrepentirse después está de moda, lo de aprender de ellos es más complicado. ¿Te caes? Pues te levantas, a lo demás les importa una mierda. Y bueno, prefiero no hablar de lo de enamorarse, eso si que es una gilipollez. Porque vuelvo tonto a todo el mundo, da igual la edad o el sexo, si te enamoras... te volverás un completo inútil vagando por la vida. Y ¿sabes que es lo peor? Que a todo el mundo le encanta volverse estúpido. Me incluyo, por supuesto, y por eso escribo tantas cursiladas, y por eso vivo en las nubes, porque allí todo parece mejor. Porque joder, el mundo está completamente majareta. 

31.1.12

Cosas del destino.

Llevaba demasiado tiempo ahí, sentado en ese banco mirando al final del lago, como si esperase a alguien o algo. Estaba completamente perdido en sus pensamientos. Cuando terminó su cuarto cigarrillo cogió una piedra del suelo y la lanzó al lago, lejos, fuerte, para salpicar. Después cerró los ojos respiró hondo y aterrizó...  Se levantó y al mirar a su alrededor vio a una chica en el banco de al lado, era guapa, tranquila y leía un libro, intentó leer el título pero no consiguió verlo. Se acercó.
- Hola... ¿interesante la lectura?
- Eh... sí... - Le miró sonrojada, sí, era muy guapa. Su mirada estaba llena de ilusión, alegría...
- ¿Qué libro es? - Esta vez no responde, le enseña la portada con una sonrisa tímida. Él hace un gesto como preguntando si se puede sentar a su lado, ella asiente con la cabeza. 
- Y... ¿está bien el libro? 
- Eh... la verdad es que... es que.. no he empezado a leerlo. - Él se sorprende porque no entiende nada, mira el libro y ve que está abierto casi por la mitad, la mira y ella se avergüenza porque no quiere explicarse. - Bueno... es que... el libro solo era para disimular, estaba... bueno.. yo te estaba mirando a ti. - Él le sonríe, ella también. Dios, es preciosa. Dios, es guapísimo. Y así, gracias al destino, a que los dos estaban allí en ese mismo momento empezaron a charlar. Y a lo lejos se ve venir a otra chica con prisa que viene preocupada porque llega demasiado tarde a una cita, una cita que nunca tuvo porque ella no estaba allí cuando tenía que estar.

29.1.12

Así de simple.


Es como si de repente todas y cada una de las palabras que me diriges tuviesen más importancia que las de cualquier otra persona, como si tu nombre se hubiese calcado en mi mente, como si me hubiese vuelto adicta a cada movimiento que haces, a tu sonrisa y a ti... Y es que de repente siento que mi felicidad depende de ti, tú decides si yo estoy feliz o triste y no es justo. Siento que te necesito, como si me complementaras... y no quiero que sea así, pero los latidos de mi corazón son proporcionales a las distancia en que te encuentres, si estás cerca son como un millón de caballos salvajes galopando en un campo enorme pero si estás lejos son lentos... como una tortuga marina recién nacida que va en busca del agua en mitad de una playa vacía. Y resulta que también empiezo a soltar gilipolleces, de pronto parezco una experta en documentales de animales y parece que entiendo mis sentimientos, pero no tengo ni idea, nunca he sabido descifrar mi mundo mental y sentimental, creo que serías el único que podría hacer algo así. Eres tú... siempre eres tú, apareces en mi mente con cada canción de amor que escucho, con cada película romántica que veo, con cada frase que oigo, con cada... ¿a quien quiero engañar? apareces en mi mente durante todo el santo día, sin necesidad de escusa. A lo mejor no es tan complicado de entender, a lo mejor te quiero y ya está.

26.1.12

Para que el final no me pille por sorpresa.

Hay gente que pregunta cosas sin sentido, como esa manía de preguntar ¿qué harías si hoy fuera tu último día de vida? Bueno, pues para empezar si mañana me fuese a morir ahora mismo no estaría contestándote a esta pregunta, estaría disfrutando de mi vida, pero disfrutando de verdad. Estaría probando todo lo que me queda por probar, estaría bailando en algún bar, posiblemente borracha, o sacándome fotos con todo el mundo para que nadie se olvide de mi, estaría diciendo lo que nunca me atrevo a decir... les diría que les quiero a toda mi familia, y a mis amigos, y a él... le diría que no sale de mi mente en todo el santo día, y que me encanta. Si hoy fuese mi último día estaría visitando lugares bonitos, mirando al cielo, y recordando todo lo que he hecho en mi vida, celebraría con champán todas mis tonterías, escribiría cartas, me reiría hasta que me doliese, y cantaría mil canciones... sé que canto fatal, pero me da absolutamente igual, comería tartas y tartas sin pensar en lo que marcaría el peso después, no dormiría nada... eso es perder el tiempo y es lo que menos me sobraría y chillaría al mundo entero que hay que luchar siempre, que no hay que perder nunca la esperanza. Joder, si de verdad me fuese a morir mañana estaría haciendo locuras y pasándolo con la gente que me importa de verdad. Pero... si lo piensas bien... ¿como sé que no es hoy? ¡Mierda! Podría estar desaprovechando el último día... lo siento pero yo me voy a vivir mi vida... no sé cuando podría acabar.

23.1.12

Es lo que necesitaba, un pequeño empujón... aunque fuese de un desconocido.

- Hola... 
- Hola... ¿quien eres?
- Siento molestarte. Mira, ¿ves a aquella chica de allí? La de la mesa de la esquina...
- Sí.
- Es mi mejor amiga, he venido a este bar a tomar un café con ella, me ha dicho que se lleva fijando en ti algún tiempo. Que te ve todas las mañanas aquí sentado, solo. ¿Sabes? Le gustas... y soy un poco estúpido y le he dicho que conseguiría que salieses con ella, porque me encanta hacerla feliz. Lo que no sabe es que estoy enamorado de ella y me cuesta hacer esto. Pero creo que haría cualquier cosa por verla con ese brillo en los ojos, se pone preciosa cuando está contenta, tiene una sonrisa con la que es capaz de hipnotizar, te encantaría el olor de su pelo... y sus manos muy suaves, es genial... porque solo con que te roce puede hacerte sentir especial. Creéme, haría cualquier cosa por estar en tu lugar, me encantaría que esa cabecita inteligente pensase en mí mientras se coloca el pelo detrás de la oreja, es muy lista ¿sabes? y tiene una increíble capacidad para hacer que todo parezca mejor, es como si hiciese que las cosas sean más bonitas solo con pasar cerca, con esos andares tan divertidos y... 
- ¿Por qué no vas y le dices todo lo que piensas de ella? Cuéntale lo que sientes... 
- Pero a ella le interesas tú.
- Me había fijado en ella yo también, no lo negaré... La veía sola leyendo una revista y de vez en cuando me miraba a mí, y luego miraba hacia la ventana como pensando en otra persona. Pero no había visto su sonrisa hasta que la he visto hoy contigo, tienes razón es preciosa cuando está feliz, pero es que yo solo la he visto feliz ahora contigo.


************
¡hooooola! Bueno, queridísimos bloggers y seguidores, quería daros las gracias. Es genial ver que las visitas y los seguidores suben, es genial que haya gente que valore lo que hago, y me encanta que la gente me de su opinión sobre mi blog. Por que es realmente increíble hacer algo que te gusta y más increíble todavía que la gente lo disfrute. Gracias, muchísima gracias a todos de verdad. Me hace inmensamente feliz que haya personas que disfruten leyendo lo que escribo tanto como yo escribiéndolo. Un beso y un abrazo enormes. Sois todos geniales.

19.1.12

Ah, por cierto, creo que no te lo he dicho nunca y te lo mereces, eres la persona más increíble que he conocido y 
te quiero.

17.1.12

.

Sécate las lágrimas, y mira... allí, a lo lejos.. ¿los ves? Aquellos viejecitos de allí, en el banco azul. La señora del vestido eres tú dentro de muchos años, muchísimos. Y fíjate bien, está sonriendo. Eso quiere decir que lo conseguirás. Que esto no es más que un pequeño bache, uno muy muy pequeño. Que queda mucha vida por delante, y que siempre habrá momentos duros, pero también habrá otros geniales y lo importante es sentirse orgullosa de todo lo vivido, como aquella mujer de allí, porque lógicamente no eres tú... era un ejemplo, tú serás mucho más bonita.


15.1.12

Puede que te parezca absurdo, pero te quiero.

10.1.12

Dicen que una mirada vale más que mil palabras.

- Hola, ¿qué tal te va?
- Bueno... podría irme mejor.
- Ya, pero supongo que también podría irte peor... ¿no?
- Supongo.
- Deberías de empezar a ser un poco más optimista.
- Lo intento.
- Eso es mentira, tú solo sabes ver las cosas malas, quejarte, y ponerte en lo peor. Siempre que te pregunto qué tal me contestas que podría irte mejor, ¿sabes lo qué me encantaría que respondieses a esa pregunta?
- ¿Qué?
- Que te va de maravilla, que eres feliz y sobre todo cuando yo estoy cerca...
- Pero... ¿porqué iba a responder eso?
- No lo sé, yo si que soy optimista y me permito a mi mismo creer que tú también podrías estar enamorada de mi, cómo yo de ti.
- No sé que decir... yo... 
- A veces no hay que decir nada... también deberías de empezar a darte cuenta que una mirada puede decirlo todo.
- Hay demasiadas cosas que debería empezar a hacer según tú...
- Lo siento... yo no pretendo cambiarte, a mi me gustas tal y cómo eres... solo intento que seas un poco más feliz.
- Ahora mismo lo soy, soy feliz... porque me acabo de enterar de que el chico que me gusta siente lo mismo por mi, ¿te vale? ¿he sido lo suficientemente optimista?
- ...
- ¿Porqué no dices nada? Ah... claro... las miradas... 
- ¿Sabes lo que está diciendo mi mirada?
- Creo que dice que estás orgulloso de mi, que he aprendido a ser más optimista, que sabes que soy feliz... y... 
- ¿Y?
- Creo que tú mirada quiere besarme.
- Habrá que hacerle caso a mi mirada entonces... ¿la tuya también lo quiere?
- ¿No lo ves?
- Sí... también quiere.

8.1.12

Como en todas las historias llegó: The end.

Por que un día, así sin más, te das cuenta de que todo era demasiado bonito para ser real, demasiado bonito para ser eterno...
Y se acaba, sin darte tiempo a reaccionar, sin dar una señal anticipada. Nada. Sólo se acaba y te deja demasiados recuerdos... que te atormentaran y te harán tener más ganas de volver al principio.
Al principio, cuando todo parecía real y eterno. Pero entonces te das cuenta de que nunca lo fue... no hay nada eterno, ni nada tan real. No era tan especial cómo creías. Era exactamente igual a todas las demás historias... con final.


ni si quiera la vida de una estrella dura para siempre.

6.1.12

Lo digo por que no puedo vivir sin ti.

Supongo que podría acostumbrarme a esto de quererte, a esto de que me hagas feliz sin darte cuenta con cada palabra que me diriges. Supongo que podría acostumbrarme a lo del sufrimiento de amores no correspondidos, a lo que tu sonrisa causa en mis tripas y a ese escalofrío que me recorre por todo el cuerpo cuando me tocas, a eso de las mariposas en el estómago y a lo de que los latidos de mi corazón se multipliquen por mil cuando oigo hablar de ti. Sí, supongo que podría acostumbrarme. 

4.1.12

CAMBIOS.

Últimamente no estoy muy convencida con el blog. Por eso estoy haciendo tantos cambios de look... espero que os guste. Y que os sigáis pasando de vez en cuando por aquí, siempre seréis bienvenidos.
- Un beso.

(500) DAYS OF SUMMER.

La mayoría de los días del año no tienen nada de especial, comienzan y acaban... sin dejarnos recuerdos perdurables en la memoria. La mayoría de los días no tienen ningún impacto con el transcurso de una vida. El 23 de mayo... era miércoles.

1.1.12

Contigo.

Cógeme de la mano, llévame lejos, vamos juntos a alejarnos de este puto mundo, a perdernos sin más, a olvidar y a dejar todo atrás, vamos... quiero irme contigo. ¿Empezamos de nuevo juntos?






-
un dos mil doce, contigo.
nuevos recuerdos, contigo.
canciones al oído, contigo.
promesas y sueños, contigo.
te quieros susurrados, contigo.